Banderas de nuestros padres y ‘Tora, Tora, Tora’

El equipo de la campaña electoral del PSOE, que coordina el secretario de Organización del partido José Luis Ábalos, tenía previsto utilizar la bandera de España en los mítines socialistas de los comicios del 26 de mayo, para tapar con ella las connivencias de Pedro Sánchez con Quim Torra.

Pero llegan tarde, porque miles de banderas de España van a ondear este domingo en Madrid, convocadas por Cs y PP, en defensa de la unidad de España y pidiendo al presidente Pedro Sánchez la convocatoria inmediata de elecciones generales, para poner punto final a los pactos temerarios de Sánchez con Torra.

Los que ayer saltaron por los aires a pesar que Sánchez volvió a ofrecer a Torra la presencia infame de un ‘relator’ en las negociaciones que sobre Cataluña abrieron semanas atrás el Gobierno de España con la Generalitat.

Las banderas de España vuelven a las calles de Madrid en una cita que se quiere civil y no partidaria. Y esas son ‘las banderas de nuestros padres’. Y también el título de la magnífica película que Clint Eastwood dirigió en 2006 para recrear una mítica batalla en la isla de Iwo Jima donde los marines de Estados Unidos derrotaron a los soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial e inmortalizaron su victoria con una espectacular fotografía de Joe Rosenthal, en la que se ve a cuatro marines levantando la bandera de las barras y estrellas norteamericana sobre una colina de Iwo Jima.

Esa isla fue uno de los escenarios bélicos de la contienda del Pacífico que se inició con el ataque sorpresa de la aviación de la Armada Imperial Japonesa a la base naval USA de Pearl Harbor, sita en las islas Hawái. Un ataque planificado y ordenado por el Almirante de la flota japonesa Isoroku Yamamoto, una vez que el buque insignia nipón recibió el mensaje clave de ‘Tora, Tora, Tora’.

Pues bien hace una semana y en un influyente despacho del Palacio de La Moncloa alguien le recordó al equipo político de Sánchez el mensaje nipón de ‘Tora, Tora, Tora’ para transmitirle al presidente que su Pearl Harbor estaba a punto de llegar y que el autor del que será su hundimiento político se llama ‘Torra, Torra, Torra’.

Un personaje abyecto del que nadie se puede fiar y en cuyas redes ha caído Sánchez sin percatarse de la trampa que le tendió el catalán porque Torra en ningún caso pensaba llegar a un pacto con Madrid ni aprobarle a Sánchez los Presupuestos porque a fin de cuentas el actual Gobierno del PSOE es el Gobierno de España.

Sánchez fue advertido del peligro de Torra por varias personas del PSOE y de su entorno. Y ciertos notorios visitantes de La Moncloa hace apenas una semana le animaron al presidente a que rompiera inmediatamente con Torra recordándole la clave nipona de ‘Tora Tora Tora’.

Pero el Presidente, ciego de ambición y obsesionado con permanecer en el poder hasta mediados de 2020, no los escuchó. Como el alto mando de la Armada estadounidense despreció las advertencias del servicio secreto que avisaron de un inminente ataque japonés en Hawái y que nadie creyó.

Hasta que en la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941 la aviación japonesa, que despegó de los portaaviones de la Armada Imperial, arrasó Pearl Habor y los Estados Unidos entraron de lleno en la Segunda Guerra Mundial.

En España la situación, afortunadamente, dista mucho de los horrores de aquel conflicto pero en estos días las ‘banderas de nuestros padres’ y el sonido de ‘Tora, Tora, Tora’, nos permiten presentar una situación que era evitable y en la que Pedro Sánchez sucumbirá.