Sánchez, con Pepu y romperá con Torra

Diríase que el presidente Pedro Sánchez está en campaña electoral y por ello ha roto en el PSOE de Madrid la neutralidad que de él se esperada y ha decidido presentar a Pepu Hernández como su candidato a la Alcaldía de Madrid. Y algo llamativo acaba de hacer Sánchez en Venezuela al reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela rompiendo así la neutralidad diplomática española y la relación con Nicolás Maduro.

Estamos ante dos decisiones de Sánchez que incluyen un giro a la derecha por parte del jefe del Gobierno. Al que le queda por tomar, en cuestión de días, una tercera decisión de la mayor importancia como sería la ruptura de sus relaciones con Quim Torra en la víspera del inicio del juicio del golpe de Estado catalán en el Tribunal Supremo.

Esa ruptura con el soberanismo catalán de ERC y PDeCAT será la señal del fin de los Presupuestos de 2019 de Sánchez (que además eran incumplibles) y del posible anuncio de adelanto de las elecciones generales al día 26 de mayo para coincidir con los comicios municipales, autonómicos y europeos.

Y todo ello en un momento político muy especial porque Podemos sufre una profunda crisis de liderazgo, entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, y el PP de Pablo Casado está cayendo en picado en los sondeos electorales por causa del ascenso imparable de Vox.

Lo que facilitará una victoria del PSOE que además podría presentar, en las elecciones de ámbito nacional, los carteles simultáneos de Pedro Sánchez y Josep Borrell para los comicios generales y europeos, respectivamente.

Pero falta por ver cómo y cuando se produce la ruptura con Torra y el final de los Presupuestos. Porque puede que sea Torra quien rompa diciendo que el soberanismo catalán no puede aprobar los Presupuestos del Gobierno de España cuando se inicia el juicio del ‘procés’ en el Tribunal Supremo. No en vano la votación de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos se van a votar cuando se inicia el juicio.

Sánchez apoya a Pepu y dice que lo hace como ‘militante’ del partido, lo que no es verdad porque es el secretario general del PSOE, y por lo que sin duda ha roto su obligada neutralidad y desvirtuado las primarias de Madrid.

Pero si alguien no puede abrir la boca sobre primarias es el candidato del PP  a la alcaldía de Madrid, Martínez Almeida, porque en el PP no hay primarias y él ha sido designado por el dedazo de Pablo Casado. Y peor aún parece que este Almeida, aprendiz de político, se entrometa en la vida partidaria de Pablo Iglesias y Manuela Carmena. Máxime cuando el PP tiene problemas en su organización, discrimina a los que apoyaron a Sáenz de Santamaría, y le quedan por delante muchos juicios sobre su corrupción.

En cuanto al adelanto electoral que medita Sánchez todo dependerá de los datos verdaderos de la encuesta del CIS de Tezanos y no de los que hace públicos para jalear el PSOE y desmoralizar a la oposición. Ayer mismo La Sexta TV publicó su barómetro electoral en el que daba al PSOE el 23,9 % de los votos, al PP el 21,3, a Cs el 20,9, a Podemos el 13,5 y a Vox el 11,2.

Lo que viene a decir que la derecha ganará las elecciones, motivo por el que Sánchez no sería favorable a un adelanto electoral, y menos aún si no rompe con Torra.