Errejón deja el Congreso y avanza en Madrid

Pablo Iglesias desterró a Íñigo Errejón a la Comunidad de Madrid y como si de una profecía se tratara Errejón se atrincheró en las inmediaciones de la Puerta del Sol donde nació el 15-M y organizó su venganza y regreso a la primera línea política pactando con Manuela Carmena a espaldas de sus ex compañeros de Podemos a los que acaba de entregar el acta de diputado del Congreso.

La que con tan malos modales le han pedido Pablo Echenique (‘de algo tiene que vivir’, dijo) y la pérfida Irene Montero, que se revela como la gran maquinadora a la sombra de Iglesias. Y a quien al menor desfallecimiento o duda del líder pretenderá suceder al frente Podemos para relegar a Iglesias al rol de administrador del chalé con baja permanente de paternidad.

Errejón, a quien no le dejaba vivir ni organizar su candidatura el jefecillo de Podemos Madrid, Ramón Espinar (‘don piso con dos Coca Colas’) vuela en libertad cual indefenso Piolín que se cobija en casa de la abuelita Carmena. Y ha decidido plantar cara a un desarbolado Pablo Iglesias al que Errejón recuerda que él también es fundador de Podemos.

Ya veremos qué ocurre con Podemos en Madrid pero de momento Errejón lleva la iniciativa y va ganando el pulso a Iglesias y la batalla de la opinión pública. Mientras el señor de la coleta deambula de una lado para otro sin saber que hacer con el general Julio Rodríguez que se ha convertido en un incómodo jarrón chino que nadie sabe dónde colocar después de pasearlo por Zaragoza y Almería y que puede recalar en Madrid para enfrentarse a Carmena y Errejón.

Entre biberón y biberón de su trabajo de paternidad Iglesias medita y busca venganza contra Errejón como un furioso Robespierre contra el ilustrado Danton. Para Iglesias se trata de una simple depuración más que se suma a las de otros fundadores de Podemos (Bescansa, Pascual, Alegre, Sánchez, Maestre, etc), que sufrieron la ira del autócrata y que ahora y en su mayoría acogidos están ‘a sagrado’ en la alcaldía de la capital.

‘Welcome refugees’ decía un gran cartel que Carmena instaló en la fachada del palacio consistorial. Pues bien refugiados de la alcaldesa son ahora Rita Maestre e Íñigo Errejón, una buena pareja de actores que acaban de entrar en el primer acto del drama que culminará en los comicios del 26 de mayo.

Una dura prueba para Podemos visto su reciente batacazo en Andalucía y los continuos problemas internos que sufre su organización. Lo que puede beneficiar al PSOE de Pedro Sánchez que aún no tiene candidato para la alcaldía de Madrid y que ve en el proceso de autodestrucción de Podemos una seria posibilidad de mejora electoral. Aunque finalmente será al centro derecha a quien beneficiará la ruptura de Podemos por aquello de ‘divide y vencerás’.