Mou is coming

Así anunciaba ayer Rober en su ‘enfoque’ el posible regreso de Mourinho al banquillo del Real Madrid, procedente del Manchester United de donde el entrenador luso fue despedido por malos resultados, enfrentamientos con los jugadores y polémicas en los medios de comunicación. Es decir ‘Mou en estado puro’, o tal cual es.

Pero Florentino lo adora y lo necesita por varios motivos. En primer lugar para ver si el Madrid todavía tiene posibilidades en la Champions League, si no lo derriban los galgos del Ajax frente a los perezosos trotones blancos del Bernabéu.

Y también Florentino necesita a Mou para poner algo de autoridad en el vestuario donde Ramos (que teme que Mou lo jubile) manda más que el entrenador, sea Lopetegui o Solari. Máxime después de que Solari dijera aquello de que un empate no es tan malo para el Madrid, lo que resultó cierto vista la posterior derrota ante la Real Sociedad.

Además el Madrid tiene que renovar el equipo en profundidad y acabar con el Bale de cristal y el intermitente Benzema con algún fichaje estrella (que también venda camisetas) y con la titularidad de los jóvenes Vinicius y Díaz -que se incorporó ayer- que tienen potencia, clase y hambre de gol.

Y dicho esto hay que añadir que a Florentino no le vendría nada mal un Mou que atraiga a los medios con sus ocurrencias y disparates para que dichos medios se olviden del Presidente blanco y hablen más del entrenador que de los fracasos del equipo que está medio cascado y funciona a medio gas.

Además en este tiempo de líderes populistas y provocadores lo de Mou encaja a la perfección. Aunque ya sabemos bien que el portugués no es el único, como imaginamos que muchos querrían el regreso de Zidane. Y luego está el sueño imposible de Guardiola que este año desde el City aspira a la Champions como Cristiano desde la Juve.

Aunque todavía quedan muchas eliminatorias por venir. Y la primera para los blancos en Amsterdam que está al llegar y que será muy importante para el futuro inmediato del Real Madrid.