Susana Díaz debe ser candidata al Congreso de los Diputados

Dice Susana Díaz, de perdida al río Guadalquivir, que piensa presentarse a la investidura de presidenta a la Junta de Andalucía, aunque todo apunta a que esa será una misión imposible, salvo que Albert Rivera le ponga el veto a la justa y proporcional presencia de Vox en la Mesa del Parlamento andaluz.

En realidad y una vez que se culmine el cambio político en Andalucía lo que tiene que hacer Susana es preparar su candidatura por Sevilla al Congreso de los Diputados, porque no tiene sentido que se quede como la jefa de la Oposición en la Cámara andaluza después de haber presidido la Junta.

Además su presencia en el Grupo Socialista del Congreso le ofrecerá una notoriedad política y mediática nacional y le permitirá volver a ser alternativa a Pedro Sánchez en el liderazgo nacional del PSOE.

Sobre todo si Sánchez fracasa en las elecciones generales por culpa de su muy temeraria política catalana y concesiones a los golpistas y al loco de Torra, quien le acaba de decir a Sánchez que se olvide de los Presupuestos de 2019, como cabía esperar.

Además Susana acaba de criticar la reunión bilateral de Barcelona entre Sánchez y Torra y ya culpó a la política catalana de Sánchez de su caída electoral en los comicios andaluces del pasado 2-D.

Pero lo que no puede decir Susana es que a ella la tienen que apoyar en la investidura los ‘partidos constitucionales’ en referencia a PP y Cs. Sobre todo en un momento en el que el PSOE de Sánchez ha abandonado la vía constitucional en Cataluña y su presencia en el Gobierno de España está sustentada por partidos anti constitucionales como PDeCAT, ERC, Bildu y Podemos.

Partido este último que reniega de la Constitución, la UE y la Monarquía y además dice que en España no hay democracia ni Estado de Derecho porque Pablo Iglesias asegura que en nuestro país ‘hay presos y exiliados políticos’. Lo que en materia constitucional es mucho más grave que las proclamas programáticas de Vox.

De lo que se tiene que preocupar Susana es del riesgo real (que piense en Ábalos) de que Sánchez esté preparando una gestora para el PSOE andaluz con el fin de controlar las listas de Andalucía al Congreso de los Diputados (donde el PSOE tiene 20 diputados andaluces) para impedir el desembarco de Susana Díaz en Madrid.

Y si lo de la gestora va en serio Susana debería presentar su propia lista electoral al Congreso iniciando la ruptura del PSOE por su línea de flotación que es el cuartel general del Sur.

Y a buen seguro que en dicho caso otros barones regionales del PSOE la seguirán y la apoyarán. Sobre todo una vez que el riesgo de ruptura y cisma socialista es algo que ha promocionado Sánchez con su disparate catalán. Y con el único objetivo de su solo beneficio personal para permanecer en La Moncloa unos meses más.