Rivera pone en riesgo el cambio en Andalucía

Las maniobras en la oscuridad que Albert Rivera y Susana Díaz negocian y preparan en secreto y al margen de la negociación de PP y CS para pactar un gobierno del cambio están poniendo en peligro ese cambio histórico en Andalucía después de 36 años de gobierno socialista.

Y están provocando un gran malestar entre millones de andaluces que el 2-D votaron por el cambio y entre dirigentes y militantes de Cs que temen que Rivera permita a Susana Díaz volver a presidir la Junta a pesar de la mayoría del centro derecha que se evidenció tras los comicios del día 2-D.

Las maniobras de Rivera buscan que Vox no figure como el partido que va a facilitar el cambio en Andalucía a PP y Cs y por ello Rivera quiere que sea el PSOE, con su abstención, el que permita la investidura de Juanma Moreno, lo que en principio ha rechazado Susana Díaz, que espera la posible ruptura de la negociación de PP y Cs, algo que nadie descarta.

Rivera se equivoca de manera sorprendente en tres cosas fundamentales:

-Si Susana Díaz se abstiene en la investidura de Juanma Moreno como el presidente de la Junta, un año después presentará una moción de censura contra el Gobierno de PP y Cs y los echará del poder. Salvo que Vox acuda en su socorro. Motivo por el que Rivera ahora o después deberá aceptar y compensar el apoyo de Vox si quiere que el cambio andaluz se produzca y logre la estabilidad de una legislatura.

-No se entiende que Rivera en 2016 aceptó el apoyo de Podemos, con sus compensaciones incluidas a Iglesias, a la pretendida investidura de Sánchez tras el pacto de gobierno que llegó con Cs, y que ahora Rivera se niegue a admitir el apoyo externo de Vox sin ni siquiera ofrecerles un puesto en la mesa del Parlamento andaluz, cuando Podemos apoya el golpismo catalán, dice que en España hay ‘presos y exiliados políticos’ y ataca a la Monarquía, la Constitución y la UE.

-Si Rivera dinamita el gobierno del cambio en Andalucía, para marginar a Vox, estará favoreciendo otro Gobierno del PSOE la corrupción de los ERE y la entrada de Podemos en el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Y si se confirma la ruptura de Rivera con Casado en el cambio andaluz por culpa de Cs el futuro electoral de este partido en las elecciones nacionales del año 2019 (generales, europeas, autonómicas y municipales) será pésimo y podría costarle el liderazgo a Rivera en favor de Arrimadas.

Algo que ya se barrunta en el interior de este partido por causa de varios y graves errores de estrategia con el Gobierno y el PP de Rajoy tanto en la crisis catalana, como en los Presupuestos de 2018, la corrupción del PP y la moción de censura. Y algo que estallará en las redes sociales contra Rivera, como ya ocurre en los grandes medios de comunicación no afines al PSOE.

De manera que vamos a ver qué pasa y si Rivera entra en razón y apuesta por el cambio estable en Andalucía y por lo menos trata a Vox como trató a Podemos en 2016, o como recientemente ha tratado a los partidos que han apoyado al golpe catalán en el reciente reparto de TV3.