Jornadas decisivas y discurso del Rey

El dicho de ‘una imagen vale más que mil palabras’ se hará realidad este fin de semana de traca que comienza en Barcelona con la imagen temeraria del encuentro de Sánchez y Torra y sus respectivos ministros y consejeros.

Pero la gran retransmisión audiovisual se iniciará en las primeras horas de la mañana del viernes en Barcelona en las que se organizará el cerco de los radicales separatistas al Consejo de Ministros, acuartelado en un palacete y rodeado por miles de policías lo que, de por sí, ya es un notición nacional e internacional: el Gobierno de España rodeado por los golpistas catalanes.

Y preguntamos: ¿quién fue el idiota al que se le ocurrió hace meses celebrar un Consejo de Ministros en Barcelona? En La Moncloa Redondo y Tezanos no escarmientan. Hace pocos días Sánchez celebró un Consejo de Ministros en Sevilla para apoyar a Susana Díaz ante los comicios del pasado día 2 y el resultado, ya conocido, fue que el PSOE se hundió en Andalucía y perdió el control de su Gobierno por primera vez en los últimos 37 años.

Y ahora Sánchez, disfrazado de Caperucita Roja, traslada el Consejo de Ministros a Barcelona en plena batalla política y campal para meterse en la boca del lobo loco de Torra que arenga a las masas del tumulto diciéndoles: ‘¡apretad!’

Si hay cargas policiales y destrozos de los manifestantes las cámaras de las televisiones los captarán en directo y las imágenes correrán como la pólvora en las Redes Sociales de Internet. Si hay heridos graves y algún muerto en ese caso la noticia tendrá trascendencia mundial, y Sánchez y Torra deberán asumir sus respectivas responsabilidades dimitiendo o de lo contrario sus votantes los echarán.

El sábado, en plena resaca catalana, llegará a todos los hogares de España el sorteo de la lotería de Navidad y El Gordo regará de millones de euros a decenas o cientos de ciudadanos (cuantos más, mejor) que ya sueñan con la bola mágica que cantarán los niños de San Ildefonso.

Por la tarde el Real Madrid jugará la final del Mundialito de Clubes en Abu Dabi frente al campeón local, el equipo Al Ain, que no cuenta con estrellas del fútbol mundial pero que eliminaron al River Plate y corren como gacelas. Lo que les da una oportunidad frente a un Madrid que no debe confiarse y necesita el título que Solari y Florentino esperan con ansiedad.

El domingo, como manda el Antiguo Testamento, será un día de descanso y de mucho trabajo en el Palacio de la Zarzuela donde el Rey Felipe VI deberá, en compañía de sus colaboradores, ultimar su discurso de Nochebuena que no será nada fácil de redactar y que deberá incluir los últimas noticias de la batalla campal de Barcelona. La disyuntiva estará entre la palabra ‘diálogo’ y la ‘cohesión constitucional’.