Rivera pone en peligro el cambio en Andalucía

El líder de Cs Albert Rivera y su delegado en Andalucía Juan Marín están poniendo el riesgo el cambio político en la Comunidad andaluza después de las elecciones autonómicas del 2-D y de 36 años seguidos del Gobierno del PSOE.

Y si Cs bloquea el cambio andaluz con sus intrigas, soberbia y exceso de locuacidad el precio que pagará Cs en las elecciones nacionales de toda España en 2019 será enorme y Rivera nunca llegará a presidir el Gobierno de España.

Porque si esto que estamos viendo en las negociaciones de PP y Cs para llevar a cabo el cambio andaluz, por la soberbia de Rivera y la ceguera de Marín, acaba en ruptura y da paso a una nueva la presidencia de Susana Díaz en Andalucía entonces Rivera habrá entrado en el síndrome de Rosa Díez que por su ceguera y soberbia acabó destrozando UPyD.

El primer disparate de Rivera fue intentar que Marín fuera investido, por el PSOE o por el PP, como presidente andaluz a pesar de que Cs sólo era el tercer partido más votado y con solo 21 escaños de los 109 del Parlamento andaluz.

El segundo error de Rivera y sus colaboradores ha consistido en abrir una pública e innecesaria polémica con los dirigentes de Vox que sin duda son imprescindibles para culminar el cambio en Andalucía.

Y el tercer error de Rivera, y del bocazas de Marín, consiste en intentar incorporar al PSOE de Díaz a los pactos del cambio creando confusión y desde luego la justa oposición del PP y de Vox frente este disparate de última hora.

Siempre hemos dicho que Rivera es un buen político, limpio y capaz de Gobernar pero como estratega es un desastre como lo ha demostrado en numerosas ocasiones. Pero todas estas maniobras que está haciendo en Andalucía están demostrando que carece de criterio y que está muy verde para Gobernar España.

Y lo asombroso es que pretende que nadie relacione a Cs con Vox cuando él acaba de pactar con Torra el reparto de TV3 y estaba dispuesto a aceptar la investidura de Sánchez en marzo de 2016 con el apoyo externo de Podemos que es comparable a Vox en sus maneras y programas, cada uno desde sus posiciones extremas de izquierda y derecha.

Entonces ¿a qué viene el disfraz de Rivera de Purísima Concepción? Mucho cuidado Albert y deja de enredar. Porque si traicionas el cambio andaluz lo pagarás muy caro en el tablero nacional.