Vox aparece en Andalucía gracias a Aznar

Fueron el PSOE de Zapatero, con su ruinosa gestión de la crisis económica de 2008 y la apertura del desafío catalán, y los escándalos de la corrupción del PP los que dieron pie y alas al nacimiento de Podemos y la llegada de Cs a la política nacional, con el fin del bipartidismo del PSOE y del PP que dominó el tiempo de la Transición.

Y ahora estamos asistiendo a la llegada a la política nacional de un ‘quinto jinete’ llamado Vox. El partido ultra conservador que dirige Santiago Abascal que, subido a lomos del golpe de Estado catalán, tras la debilidad de los gobiernos de Rajoy frente a los golpistas y con su corrupción multipolar, y que gracias a los continuos ataques de Aznar a Rajoy, se está haciendo sitio a la derecha del PP partiendo en tres mitades el centro derecha español.

Y parece que lo de Vox va en serio y en menoscabo del PP tal y como se aprecia en los últimos sondeos electorales de los comicios andaluces del próximo domingo 2 de diciembre. Sondeos donde se dice que Vox puede lograr hasta un 6 % de votos y entre 1 y 4 escaños, lo que de confirmarse sería una pésima noticia para Pablo Casado y para el PP.

Y no solo en Andalucía, porque si se confirma el despegue de Vox en el Sur cabe esperar que las elecciones nacionales venideras, generales, europeas y  municipales, Vox podría pasar la barrera del 10 % del electorado nacional, siendo el PP el partido más dañado por esa ‘intromisión’.

Y si además en los comicios andaluces se confirma el ascenso importante de Cs entonces el PP sufrirá mucho por el flanco conservador y también por el centro. Y en ese caso Albert Rivera aparecerá como líder del segundo (o incluso primero, si Sánchez se debilita) partido nacional por delante del PP.

Ahora bien no cabe la menor duda de que el principal impulsor de Vox en la derecha española ha sido y es José María Aznar, acusando a Rajoy como lo hizo en los últimos años sin piedad, de abandonar sus responsabilidades constitucionales en Cataluña y también los ‘principios y valores’ del centro derecha español.

Un Aznar que tampoco oculta sus simpatías por Cs y que apoyó a Pablo Casado frente a Soraya Sáenz de Santamaría (la candidata de Rajoy) en el último Congreso del PP donde hace unos meses eligió a Casado como el sucesor de Rajoy.

Pero las intrigas de Aznar contra Rajoy han acabado favoreciendo a Cs y a Vox hasta el punto que algunos analistas no han dudado en comparar el declive del PP (ya convertido en una dramática realidad en Cataluña) al que fue el hundimiento de la UCD al inicio de la Transición tras la dimisión de Adolfo Suárez a quien traicionó el sector más conservador de la UCD, el partido que Suarez fundó y presidió.

Puede que la crisis del PP no sea tan drástica y fulminante como lo fue la de UCD sobre todo por la proximidad del calendario electoral en ciernes. Pero el deterioro del partido que ahora lidera Pablo Casado parece una imparable realidad de la que tendremos noticias el próximo domingo 2 de diciembre en Andalucía cuando se abran las urnas y se levante el telón.