Si Casado no espabila aparecerá Feijóo

El nuevo y joven líder del PP Pablo Casado está muy verde y debería de espabilar y rodearse de gente con talento y experiencia y sobre todo de dirigentes no manchados con las tramas oscuras del último gobierno de Rajoy y la anterior dirección PP como se vio con la inefable Cospedal.

Casado tiene dos citas decisivas en las urnas: las elecciones andaluzas del 2 de diciembre; y las Europeas de la primavera de 2019. Y si el PP sale mal parado en estas citas, e incluso se ve superado por Cs, en ese caso serán muchos los dirigentes y militantes del PP que exigirán primarias para elegir candidato a las elecciones generales (del otoño de 2019) y en eso caso las miradas se volverán hacia Galicia en busca de Alberto Núñez Feijóo.

Lo de Cospedal ha sido tremendo. Una mezcla de idiotez y temeridad. Lo que ha tenido un pésimo final por no salir Cospedal huyendo de la política cuando aparecieron los audios de Villarejo sobre Corina y Delgado lo que anunciaba que sus audios y la revelación de su afición por el espionaje (que le inculcó López del Hierro) estaban a punto de estallar en la opinión pública como luego ocurrió.

Y ante semejante espectáculo Pablo Casado fue incapaz de cortar por lo sano de manera inmediata y fulminante para apartar a Cospedal. Y luego tarde y mal ha querido colocarse esa medalla que no le corresponde.

Además Casado acaba de cometer otro serio error como fue el proponer, vía Catalá (el exministro íntimo de Ignacio González y otro que debería de estar fuera de la política), al magistrado Marchena para presidir el Poder Judicial, cuando este juez es inamovible porque está designado ni más ni menos que para presidir el juicio del golpe de Estado catalán.

Y ahora, mientras Sánchez les llama ‘pendencieros’ a él y a Albert Rivera, Casado reconocerá el grave error que cometió cuando meses atrás tildó a Rivera y Arrimadas de provocadores por retirar lazos amarillos de las calles de Cataluña en defensa de la democracia y la libertad. El lugar, Cataluña, donde un ciudadano que llevaba una bandera de España fue agredido por un fascista secesionista, lo que prueba la escalada de la violencia que no cesa en territorio catalán.

Demasiado rápido va Casado buscando titulares con la escasa ayuda de su ‘gracioso’ secretario general Teodoro García Egea que no sabe hacer la O con un canuto y cuyas obras completas en política española nadie conoce. Aunque Casado pide tiempo pero de eso ya no queda porque las elecciones en Andalucía están al llegar. Y ese será su primer examen para ver si obtiene el máster en liderazgo político nacional. Aunque el examen final será durante la primavera en las elecciones Europeas que son y serán el primer gran test nacional.