Iglesias, el Rey del Mambo

Cuando parecía que Pedro Sánchez se había llevado la parte del león en los pactos de investidura y que la presidencia del Gobierno vestía su liderazgo político dentro y fuera de España y ello mejoraba las expectativas de votos del PSOE, de pronto ha aparecido en la escena el mismísimo Pablo Iglesias en el rol de ‘El Gato con Botas’.

Pero calzando ‘las botas de las siete leguas’ que le han permitido ir con pocas zancadas de Madrid a la cárcel catalana de Lledoners a ver al ‘preso político’ Junqueras, de allí a Navantia y a Vitoria para ver al Lehendakari Urkullu, no sin antes llamar por teléfono al ‘exiliado’ Puigdemont. Y todo ello para negociar los Presupuestos de 2019 en nombre del Gobierno de Pedro Sánchez.

Donde están que trinan con Iglesias porque les ha robado el balón y no para de meter goles al PSOE y PSC (a buena hora se queja Iceta de que Iglesias llame ‘preso político’ a Junqueras y ‘exiliado’ a Puigdemont) por la escuadra de la portería de La Moncloa, de remate, saque, falta, penalti y de tacón.

La verdad es que Pedro Sánchez se ha deteriorado mucho con los líos de sus ministros cesados y los que están por caer y los continuos errores y rectificaciones de su Gobierno, incluidos los Presupuestos de 2019.

Esa enorme confusión y continuas concesiones de Sánchez a los golpistas catalanes le han hecho al PSOE perder apoyos en favor de Podemos, hasta quedar en primer lugar pero con un 25,2 % de intención de voto como lo anuncia la última encuesta de Metroscopia para el Grupo Henneo, cuando en septiembre este mismo sondeo le daba al PSOE casi el 28 %.

El PSOE baja y Podemos recupera terreno y la mencionada encuesta lo sitúa en el 17,7 %, pero todavía lejos del 21,1 % que obtuvo en las elecciones de 2016. También caen, según el sondeo el PP que se queda en el 22,6 % y Cs que está en el 19,2 % pero que sigue siendo el partido que más sube desde los comicios de 2016 donde logró el 13 %. La gran novedad de este sondeo es la irrupción de Vox con un 5,1 %.

Pero volviendo a Iglesias, hoy convertido en vicepresidente ‘In péctore’ del Gobierno de Sánchez, lo cierto es que por el momento es el Rey del Mambo de la política nacional. Y si Teresa Rodríguez consigue con su ‘Adelante Andalucía’ rebajar los humos de Sánchez y Díaz en los comicios del Sur del 2 de diciembre pues todavía mejor para Iglesias.

El mismo de quien ahora se dice que empieza a ser un socialdemócrata en línea con Errejón. Y el único líder político español que se opone a la venta de armas de España (como Merkel) a Arabia Saudí, tras el brutal asesinato de Jamal Khashoggi en Turquía a manos del equipo de seguridad del Príncipe Salmán saudí.

En realidad Iglesias es un gran artista de la comunicación. Y si le dan cancha como hace Sánchez, mientras se mira al espejo de su ambición, pues con mayor razón.