El Real Madrid no paga traidores

Lopetegui

Pobre Lopetegui, traicionó a la Selección Nacional de fútbol unas horas antes del inicio del Mundial de Rusia a cambio del dinero y la fama del Real Madrid, y ahora, pocos meses después de su llegada al Bernabéu y tras varias y consecutivas derrotas, el presidente Florentino Pérez está a punto de cesarlo ante el riesgo de contagio del virus perdedor en la plantilla blanca que lleva en su cartera y en el corazón la foto de Zinedine Zidane.

Buena culpa de lo ocurrido con Lopetegui la tiene Florentino por meter la mano en la Selección en vísperas del Mundial, y por no haber logrado los fichajes estelares que el Madrid esperaba tras la marcha de Cristiano a la Juventus. Además Lopetegui no era el entrenador apropiado y con el nivel necesario -por trayectoria y personalidad- para dirigir la orquesta blanca y Florentino lo fichó como entrenador de transición y se equivocó.

Y Lopetegui se equivocó con su estrategia ordenadora muy a su estilo en la Selección, pero sin espectáculo y sin gol. Y en vez de alentar a Vinicius -que puede ser el crack con el que sueña el Bernabéu- en la alineación oficial del Madrid lo mandó al Castilla donde el joven brasileño está dando pruebas de su enorme calidad.

Y luego está el ineficaz y conflictivo (fuera del campo) Benzemá, el frágil Bale, un Modric que llegó agotado del Mundial, un Ramos cuya fama de matón crece sin cesar, y las jóvenes promesas, Isco, Asensio y Vazquez a las  que todavía les falta experiencia, o el impetuoso Mariano con hambre de gol y balón pero que acaba de llegar.

Sobre todo urge un director de orquesta de primer nivel y solo faltaría para completar el espectáculo actual que Florentino volviera a fichar al portugués Mourinho que está a punto de ser expulsado del Manchester United. Lo que sería tanto como meter al zorro en el gallinero-vestuario del Madrid.

Ahora el malo de la película es el pobre Lopetegui que ya veremos donde y cómo acaba. Pero el primer responsable es Florentino aunque ya se sabe que la Historia la escriben los vencedores, y que Florentino es un triunfador. Pero la crisis del Madrid es más profunda que la del entrenador.

Es la crisis propia de un fin de ciclo que se cierra con la marcha de Cristiano Ronaldo y que está a la espera de la llegada de nuevos. lideres en la cancha y el banquillo que tarde o temprano van a llegar. Alguno de ellos puede ser el joven Vinicius que tan cerca está, sobre el resto de los esperados Florentino nos dirá.

Sobre el autor de esta publicación