Casado el del bombo

43498953370_2e1649aaec_z

Que Pablo Casado critique en Bruselas, en Tokio o Pekín, los Presupuestos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias carece de la menor importancia y no es motivo para que Sánchez y sus feligreses (lo suyo parece una religión) tilden al presidente del PP de chivato o desleal porque al dirigente popular le asiste  su libertad política y de expresión.

Además en la Comisión de Bruselas ya saben de sobra, por los medios de comunicación y su embajada en Madrid, lo qué opina y piensa la Oposición española sobre los Presupuestos de Sánchez. De manera que estamos otra vez ante un simple ruido sin trascendencia política alguna.

Aunque parece cierto que Casado se ha apoderado del bombo de Manolo y se pasa los días anunciando el fin del mundo, para llamar la atención y para competir con Vox y eclipsar a Cs. Y en esto le está ayudando Sánchez con sus embestidas al PP porque de esa manera Casado y Sánchez se ayudan el uno al otro y dejan fuera de los titulares mediáticos a Iglesias y Rivera.

Y a no perder de vista que estamos en precampaña electoral en Andalucía lo que constituye otro motivo para que PSOE y PP se enzarcen en disputas por inútiles que parezcan, en menoscabo de Podemos y Cs.

Aunque otra cosa es saber de qué material político está hecho Casado y si sabe lo que quiere y a donde va. Porque de su ruidoso arranque no se ve ni se desprende hasta ahora nada de especial interés, salvo la búsqueda de un titular mediático para cada día y poco más.

Lo que sí está claro es que Casado, bajo la influencia de Aznar y temeroso de Vox, se ha escorado hacia la derecha más conservadora y se aleja del centro de la política. Lugar donde Cs tampoco acaba de instalarse por su empeño en disputarle el flanco conservador al PP a pesar del enorme vacío que en ese centro político ha dejado el PSOE con su giro hacia Podemos.

Lo que está por ver y la compleja situación política de España lo merece es que alguien presente un buen y completo discurso político. Pero no parece que esa sea por el momento la prioridad de ninguno de los actores del gran teatro español de la política nacional.

Estamos perdidos entre ruidos y escaramuzas mientras se nos escapa una visión razonada y razonable del panorama nacional y de lo que nos espera en España y en Europa a corto y medio plazo lo que parece preocupante y convendría analizar. Y esta debería ser la primera preocupación del líder del PP Pablo Casado en vez de armar ruido con cualquier cosa aporreando el bombo de Manolo mientras entona el ‘a por ellos oé...’

Sobre el autor de esta publicación