España 2 Inglaterra 3

636752386554485925w

Jarro de agua fría en Sevilla, en el campo de Betis, por el triunfo merecido de Inglaterra sobre España (2-3) que provoca desconcierto en el renacer de la mano de Luis Enrique de la Selección.

Se decía que el fútbol lo inventaron lo ingleses para que luego ganaran los alemanes. Y hubo un tiempo en el que el llamado ‘juego bonito’ era cosa de Brasil hasta que deslumbró la naranja mecánica de Cruyff.

Pero finalmente apareció la Selección de España en la Eurocopa primero y en el Mundial de Sudáfrica después, lo que sumado al liderazgo del Real Madrid y el Barcelona en los campeonatos de Clubes y especialmente en la Champions League provocó que el prestigio del fútbol español ocupara un lugar de privilegio y se convirtiera en modelo de referencia a nivel mundial.

Luís Aragonés lideró el inicio de la escalada pero fue Vicente del Bosque quien alcanzó la cima del Mundial. Y a partir de ahí parece que, como se vio en el Mundial de Rusia, la Selección se desinfló entre otras cosas víctima del lamentable comportamiento del seleccionador Lopetegui que traicionó a La Roja pocos días antes del inicio del campeonato ruso.

Pero ahora ha llegado Luís Enrique y La Roja, aún sin tener un ‘once fijo’ y estelar porque impera la rotación de jugadores, ya tiene un cierto estilo más directo y vertical -frente al tiki-taka horizontal- que sobre todo marca goles aunque carece de una estrella goleadora que brille por encima de los demás, como por ejemplo Harry Kane en Inglaterra.

Luís Enrique comenzó con una buena racha y contundentes victorias hasta en el mismísimo estadio de Wembley frente a Inglaterra. Pero de pronto y cuando parecía tocado por la magia de su potente estreno La Roja llegó a Sevilla para recibir en el campo Betis y en el primer tiempo tres golazos de los ingleses orquestados en contra ataque por el genial Kane.

Salió La Roja furiosa en el segundo tiempo y con ella dos atacantes como Alcácer y Morata que marcaron, respectivamente, en el primer y el último minuto de la segunda parte del encuentro reduciendo la derrota a un 2-3, lo que constituye un importante triunfo para el equipo inglés.

Y un jarro de agua fría para Luis Enrique que esperemos comprobó que hay que tener un equipo sólido y bien armado y no solo una Selección en plena y constante rotación. Ya sabemos que el once aquel De Vicente Del Bosque que ganó el Mundial es irrepetible, pero alguien tras mirarse en ese espejo lo debería intentar. Tenemos a muy buenos jugadores y a un buen entrenador pero todavía falta hacer equipo y conseguir arietes que no puedan fallar.

Sobre el autor de esta publicación