La ministra Montón dimite, Sánchez en ridículo

La revelación de La Sexta TV de que la ministra de Sanidad Carmen Montón plagió, de varios textos publicados en Internet, 19 páginas de su Trabajo de Fin de Máster en la Universidad Rey Juan Carlos ha puesto punto final a su estancia en el Gobierno de Pedro Sánchez. Ayer noche presentó su dimisión insistiendo, sin decir la verdad, en que no cometió irregularidad alguna, sin mencionar el plagio de su Trabajo de Fin de Máster.

Una dimisión que deja en el mayor de los ridículos al presidente Sánchez quien, en la tarde de ayer en los pasillos del Senado, ofreció su apoyo a la ministra Montón pocas horas antes de que se descubriera el plagio de su Trabajo de Fin de Máster.

Un máster el de Montón que se ha revelado fraudulento en varios apartados por acción propia y los favores recibidos de la Universidad una vez que se ha conocido que no dijo la verdad y ha cometido las irregularidades que ella negó. Sobre todo una vez que ahora reconoce el plagio diciendo en privado que se le olvidó citar a los autores de los textos copiados literalmente como si fueran de su creación.

Esto, unido al cambio de sus notas después de acabar el máster y a un sinfín de regalos y favores de la Universidad donde no cumplió la obligación presencial de asistir a las ni los plazos estipulados en el máster, la obligó a dimitir de forma inmediata para no ser cesada de manera fulminante por el Presidente Sánchez.

El que en tan solo cien días de Gobierno ha tenido que prescindir de dos ministros de su Gobierno (Màxim Huerta y Carmen Montón), ambos cazados en serias e impresentables actuaciones e irregularidades, que ocultaron al presidente al aceptar el cargo de ministros y por las que finalmente se han tenido que marchar.

Y en el caso de la ministra Montón, mentirosa y plagiadora, con gran revuelo político y mediático causando un daño importante al Gobierno y en especial al presidente Sánchez y al ministro Ábalos que la apoyaron en público.

Si a esto añadimos el sinfín de rectificaciones de Sánchez (la última el cese de Montón) sobre Màxim Huerta, la inmigración, la exhumación de Franco, el sindicato de trabajadoras del sexo, el juez Llarena y la venta de bombas a Arabia Saudí, veremos lo errático y el nivel de incompetencia manifiesta del Gobierno socialista que llegó al poder gracias a la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Lo asombroso del ‘caso Montón’ es que, después de haber visto lo que había ocurrido con los másteres de Cifuentes y Casado en la oscura Universidad Juan Carlos I de Madrid, y conociendo sus plagios, irregularidades y favores recibidos para aprobar su máster, ella ocultara todo esto a Sánchez y sin el menor rubor aceptara la propuesta del presidente para integrarse en su Gobierno.

Y la pregunta que nos asalta en esta tesitura es la de si hay algún ministro más del Gobierno de Sánchez en situación de irregularidad. Lo que no sería de extrañar.