Santamaría abandona y Cayetana avisa

Soraya Sáenz de Santamaría deja la política y se va a no sabemos dónde pero se dice que a un puesto internacional para evitar incompatibilidades. Se va Soraya tras la estela de Rajoy después de haber perdido, frente a Pablo Casado, la presidencia del PP, y una vez convencida de que el máster de Casado no tendrá consecuencias procesales en el Tribunal Supremo por la jurisprudencia de un caso similar que acusa al profesor y no al alumno.

Al final el faraón Rajoy se llevará a su tumba a sus pupilas y sin embargo enemigas, Santamaría y Cospedal, porque tampoco tiene sentido que la manchega siga en la política después del batacazo que se dio durante el pasado Congreso del PP.

Y también entran en la cámara mortuoria del faraón el que fuera su sumo sacerdote Javier Arenas y su oráculo particular Pedro Arriola, todos los que por indicación de Mariano (y una vez que ‘la pequeña asesina’ sacó con malas artes de la carrera a Feijóo) se pasaron al bando electoral de Soraya subidos en la carreta rociera del ‘soldado Bonilla’ -Juanma Moreno para sus amigos-, al que le quedan dos cortes de pelo al frente del PP andaluz salvo que gane de manera inesperada las elecciones andaluzas que están al caer.

La marcha de Santamaría le quita un enorme peso o contrapeso de encima a Casado que, de momento, se queda sin oposición interna en el PP tras la marcha de la niña de Rajoy.

Pero que se cuide Casado de Cayetana Álvarez de Toledo que es la niña de José María Aznar en FAES y que este lunes le propinó un sonoro varapalo al líder del PP en el diario El Mundo criticando con dureza y razón a Casado por atacar a Albert Rivera y a Cs por su valiente actitud de quitar los lazos amarillos en Cataluña.

Esta actitud de Casado le costará cara (en Cataluña y pronto en Andalucía) y debería rectificar. Aunque tras la justa y acerada crítica de Cayetana puede que se oculte también la decepción de esta niña de Aznar por no haber sido convocada por Casado para un alto cargo del PP.

Sobre todo porque el nuevo presidente del PP sí que ha querido fichar para su nueva Fundación (que podría haber sido el grupo de Cayetana de ‘Libres e iguales’) al tontito de Adolfito Suárez para la otra Fundación de ‘Libertad y Concordia’. Ahora bien Cayetana lo tiene muy fácil: que se vaya con Rivera a Cs porque allí también van de apellido ‘liberal’. Que es el camuflaje habitual de cualquier vergonzante conservador en el territorio nacional.