Iglesias regresa en plena forma

Con la habilidad que le caracteriza para inundar un plató de televisión Pablo Iglesias, tras dos meses de ausencia por su paternidad, reapareció anoche  en el telediario de Telecinco que presenta Pedro Piqueras ofreciendo una notoria exclusiva periodística a cambio de ocupar la primera media hora del informativo con un eficaz (para su público de la izquierda) mitin político en el que dio un repaso a la actualidad nacional y se despachó a gusto contra sus adversarios políticos.

A ver si aprende Albert Rivera a hablar en los medios, el Parlamento y en las ruedas de prensa (la suya de ayer fue insufrible) como lo hacen Iglesias e incluso Pablo Casado con mensajes breves, claros y contundentes sobre las cuestiones de actualidad. En vez de sermonear Rivera a todo el mundo con una inagotable verborrea que prueba que el líder de Cs está desconcertado en el debate político desde que se marchó Rajoy (no puede vivir sin él).

Iglesias y su compañera Irene Montero hicieron pública ayer una carta de agradecimiento a los médicos que han tratado a sus hijos prematuros de seis meses, que afortunadamente parecen recuperarse con normalidad. Y no solo a los médicos sino también a sus adversarios políticos e incluso a los Reyes de España que también les mostraron su solidaridad.

Una emotiva y sentimental carta de agradecimiento de Iglesias y Montero por la mañana y mitin del líder de Podemos en Telecinco al anochecer para demostrar que está en plena forma y que su partido tiene un discurso y una política diferencial en la izquierda. Y sobre todo frente a la derecha del PP y Cs (a la que llamó franquista), al poder económico e, incluso y con matices, frente al unilateralismo del soberanismo catalán.

El drama de Podemos está en que adolece de un proyecto democrático (no acepta la separación de poderes) para los españoles y nacional para España (sigue apoyando el derecho de autodeterminación para la independencia catalana). Y carece una política viable en el ámbito económico español y europeo, lo que reduce a Podemos a su espacio limitado de una izquierda radical como el que siempre tuvo Izquierda Unida, pero sin la perspectiva de victoria electoral ‘transversal’ como la que defendían en Podemos Bescansa y Errejón.

Ahora bien, Iglesias ha vuelto y parece estar en buena forma a pesar de sus problemas familiares y de que, con su empeño en la moción de censura a Rajoy, subió a los altares del poder a Pedro Sánchez empujando hacia arriba las expectativas electorales del PSOE (una pregunta que se le escapó a Piqueras) y hacia abajo las posibilidades de Podemos. Lo que él espera recuperar en los próximos meses ahora que sus ‘pequeños guerreros’ parecen recuperarse con normalidad.