Marta Álvarez lidera El Corte Inglés

Marta Álvarez, en colaboración con su hermana Cristina, ha asumido el liderazgo absoluto de El Corte Inglés tras la celebración de la Junta General del domingo y al completar los cambios que ella diseñó, desde hace más de un año, tanto en la dirección de la Compañía como en el seno del Consejo de Administración y en la Fundación Areces.

Asumiendo así las hijas de Isidoro Álvarez todo el poder de El Corte Inglés en la nueva etapa que se abre y en justa correspondencia a su condición de primeras accionistas individuales de la empresa, al margen de la Fundación Areces donde también ostentan una posición de control.

Se abre un tiempo nuevo en el que van a desempeñar un rol esencial en la gestión de la Compañía las dos personas nombradas y elegidas por Marta Álvarez: el Presidente Jesús Nuño De la Rosa y el Consejero Delegado Víctor Del Pozo, dos directivos con muchos años de experiencia en ‘la casa’ y bajo el liderazgo de Isidoro Álvarez.

Los que toman el relevo de la transición presidida por Dimas Gimeno quien primero fue cesado del cargo de Presidente y que el sábado, realista ante el reparto accionarial, aceptó dimitir de Consejero abandonando la empresa y tras recibir una indemnización de 8,5 millones de euros por los muchos años dedicados a la gestión y la Presidencia de la Compañía.

La reestructuración de El Corte Inglés se completa con el nombramiento de Fernando Becker, hasta hace poco prestigioso directivo de Iberdrola, como Consejero Independiente de la empresa, como también lo es Manuel Pizarro y con el regreso al Consejo de Carlota Areces, que fue cesada en 2016, con lo que la estabilidad y mayoría del Consejo y de la Dirección de la empresa supera el 90 % del accionariado.

Y permite el relanzamiento de El Corte Inglés desde ‘la unidad’ tal y como lo subrayó el Presidente Jesús Nuño De la Rosa en la Junta General donde avanzó un relanzamiento del negocio de Retail, la unidad de la venta directa y online y la apertura a mercados internacionales. Y todo ello sin mencionar una posible salida a Bolsa de la Compañía lo que a medio plazo no hay que descartar.

Sobre todo si continúan los buenos resultados de la empresa que en su último ejercicio alcanzó una cifra de negocio de cerca de 16.000 millones de euros, más de 200 millones de beneficio, con una mejora de casi el 25 % y que cuenta con 92.000 empleados, lo que la convierte en primera empresa española del sector y una de las más importantes de Europa.

Tiempo nuevo, pues, en El Corte Inglés, lo que a lo mejor desde fuera de la empresa o desde su Consejo de Administración o incluso en la Fundación Areces nadie imaginó, creyendo que Marta y Cristina Álvarez Guil no iban a imponer y ejercer su liderazgo al frente de la empresa. Pero si ese alguien o algunos existieron se equivocaron y además no conocían bien el carácter y la capacidad de decisión de Marta Álvarez.

La que ahora ha completado el nuevo organigrama de la Compañía tal y como lo diseñó y sin asumir o presidir ella el máximo organismo de gestión empresarial sino quedando desde el Consejo en una discreta posición. Pero,  que nadie se equivoque, con todo el poder en sus manos como corresponde a su posición, y a la de su hermana Cristina, de primeras accionistas.

Lo que, por otra parte, no es nada extraordinario sino lo normal en todas las empresas del mundo donde mandan los accionistas que tienen el control. Y también el deseo de liderazgo, las ganas de triunfar y el conocimiento de la empresa para hacerlo. Y eso es lo que ha ocurrido en El Corte Inglés y, justo es decirlo, no ha sido fácil pero hecho está lo que le permite a este poderoso portaaviones de las grandes superficies comerciales soltar amarras y volver a navegar.