El cerco a Trump se estrecha

El que tiene la llave y todos los datos (y unos cuantos vídeos de fiestas en Moscú) del fraude electoral que llevó a Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos se llama Vladimir Putin. Pero el nuevo zar de las Rusias y del ala Este de la Casa Blanca no quiere desmontar su juguete favorito porque sabe que cualquier otro presidente americano para él y Rusia sería mucho peor, motivo por el que Putin prefiere conservar su polichinela americano.

Y el que aprieta pero no ahoga es el fiscal Robert Mueller que investiga y se ocupa del Rusiagate, pasito a paso, pero sin grandes avances definitivos que lo lleven a la puerta del Despacho Oval, donde se supone que Trump en sus ratos libres se atiborra, mientras tuitea, de hamburguesas y Coca Cola.

Ahora acaban de caer dos personajes importantes de la campaña electoral de Donald Trump, su jefe de campaña Paul Manafort condenado por varios delitos de fraude, fiscal y de otro orden, y su ex abogado Michel Cohen que está acusado de fraude electoral y de comprar el silencio de dos meretrices famosas que mantuvieron relaciones con Trump mientras estaba casado.

Trump en Twitter consuela a Manaforf por no confesar todo lo que sabe de su campaña electoral, e insulta a Cohen por colaborar con Justicia al tiempo que niega haberle ordenado el pago a las meretrices, dinero que Trump le reembolsó a su letrado.

Sin embargo estos hilos conductores no parecen suficientes como para que el fiscal Mueller solicite el interrogatorio de Trump, aunque estos casos si son  fichas preciosas que encajan con precisión en el presunto puzle delictivo del presidente americano en un continuo suma y sigue en el que no cesan de caer los más estrechos colaboradores de Trump en los dos últimos años.

La caza de Trump sigue pues abierta y en ella se afanan los fiscales del caso Rusiagate y la prensa democrática que Trump pretende desprestigiar. Pero a pesar de su inmenso poder e influencia el gigante Trump puede caer aunque la causa de su derrumbe parezca un asunto menor cuantía si se demuestra que mintió, lo que es seguro, y que violó la legalidad cosa que nadie duda pero que hay que demostrar.