Rivera no tiene quien le escriba

Algo más que la oposición a Torra y la denuncia de permisividad de Sánchez con el gobernante catalán van a tener que hacer en Ciudadanos para volver a relanzar este partido que hace tres meses lideraba las encuestas sobre la intención de voto. Y que desde la llegada del PSOE al poder y de Casado a la presidencia del PP pasó al tercer lugar detrás de socialistas y populares.

Y todo ello por los errores de estrategia cometidos por Albert Rivera en la aprobación, de la mano del PNV, de los Presupuestos de 2018 y durante la moción de censura a Rajoy.

Pero a los ascensos simultáneos de Sánchez y Casado se le añade ahora a Cs otros problemas como la soledad mediática. Porque la prensa liberal y conservadora donde Rivera había recibido meses atrás apoyos por parte de los enemigos de Rajoy -el club de los Federicos predicadores- se ha pasado en bloque (El Mundo, ABC y La Razón) al PP de Casado que en definitiva es el PP de Aznar y de la falsa teoría de la conspiración de los atentados del 11-M de 2014.

Y todo eso dejará a Rivera y Cs a la intemperie mientras Sánchez se queda con RTVE, el Grupo Prisa, la Agencia EFE, influencia en Antena 3 y Telecinco y el BOE que tampoco es mal periódico. Mientras Podemos seguirá con su influencia en La Sexta TV, y el PP tocará poder en Atresmedia y Mediaset, más El Mundo, ABC y La Razón.

Y no pasará mucho tiempo antes que los predicadores aznaristas, que ya se han pasado a Casado, empiecen a presionar a Rivera para que se acerque al PP con vistas a una coalición electoral para hacer frente a la izquierda de PSOE y de Podemos. Lo que de llevarse a cabo supondría el principio del fin de Cs.

Un partido Cs, limpio, reformista y democrático que ahora debería rehacer su discurso político y profundizar en su plan de reforma (‘regeneración’ es una palabra agotada) democrática abriendo en Internet, de la mano de un nuevo periodismo independiente, una audaz contraofensiva que contrarreste su soledad en los grandes medios de comunicación del país.

Pero ¿quién en Cs puede hacer ese relanzamiento político y mediático con experiencia, audacia y credibilidad? Esa es la cuestión y esa la reflexión que han de hacer Rivera y Arrimadas si desean estar en posiciones de cabeza de la política española frenando el renacer del bipartidismo que empieza a ser una realidad con Sánchez y Casado tirando de la política bipolar.

A partir del próximo otoño vamos a ver que esto que aquí se anuncia se irá convirtiendo en realidad. Que Sánchez desde el poder del Gobierno crecerá y que los poderes fácticos económicos y mediáticos van a arropar al PP de Casado bajo la atenta mirada de José María Aznar, mientras que Rivera, como el coronel no tendrá quien le anime y le escriba como bien merece por el esfuerzo hecho y que ahora se puede deshacer.