Aznar vetado en el Congreso del PP

Algo huele a podrido en Dinamarca mientras en el Congreso del PP que comienza mañana en Madrid hay cierto olor a un tongo que podría orquestar la vieja guardia de Rajoy que lideran Arenas y Santamaría, la candidata a la que los pretorianos de Mariano pretenden sentar en el trono Presidencial.

El lugar desde donde ella y su ‘padrino’ pronto verían la ruptura del PP si no gana Pablo Casado porque su mentor José María Aznar regresará a la política y fundará un nuevo partido liberal con fuertes apoyos en la UE, USA y América Latina. Y con una crítica abierta y acerada a los últimos años de Rajoy por su actuación en Cataluña y por haber regalado el poder a Pedro Sánchez (y a Podemos y los nacionalistas) al haberse negado a dimitir en la moción de censura para impedir la inmediata llegada de Sánchez al poder.

Y esta inexplicada e inexplicable espantada de Rajoy debería ser, además de la elección del nuevo Presidente, la cuestión fundamental del Congreso, al que la Comisión organizadora -que mueve Arenas- no ha querido invitar a José María Aznar quien, como lo ha recordado él mismo, ha sido Presidente del PP durante 14 años, además de presidente del Gobierno de España y de Castilla León.

Si a esto añadimos que para el Congreso los organizadores han escogido un hotel de la periferia de Madrid (a pesar de ser temporada baja y ello permite encontrar un hotel en el centro de la ciudad) y con un salón para solo 2.000 personas a pesar que hay más de 3.000 compromisarios, que deben votar, más los dirigentes regionales y nacionales, lo parece indicar que el aparato del PP no tiene mucho interés porque se llenen los salones del Congreso.

Al fondo y entre sombras se mantiene el pulso entre Aznar y Rajoy, y por ello la guardia pretoriana de Mariano no quiere que la prensa hable con Aznar. Y lo vetan y no lo dejan entrar (si se presenta ya veríamos qué pasa) lo que da pie a Aznar para darse de baja en el PP y fundar el Partido Liberal Español.

Algo huele a podrido en Dinamarca y en los juicios de la doble contabilidad del PP que le esperan a Rajoy, como a podrido huele que Rosalía Iglesias, la esposa de Bárcenas, no entrara en prisión a pesar de los 15 años de cárcel que le cayeron en la sentencia de Gürtel (El Bigotes con 13 años está preso), y todo ello suponemos que gracias a las gestiones de Santamaría y Rajoy ante el Presidente del Poder Judicial (que ellos nombraron) Carlos Lesmes.

O sea, hay tufo en la organización y puede que en la votación donde ya está militarizada la delegación de Andalucía, la más numerosa y la que pastorea en nombre de Santamaría el soldado Bonilla y que, esa sí, tendrá reservado su sitio en el salón principal.

Y ¿qué dirá Rajoy a los compromisarios y presentes en él Congresos? Pues muy sencillo que: ‘los platos son los platos y los vasos son los vasos y que España es un país que está lleno de españoles’. Y mientras así hablara este Zaratrusta, en las afueras del Congreso un grupo de flamencos cantarán, en honor a Arenas, unas sevillanas del XIX con letra adaptada a la actualidad y que dicen: ‘Quien lo diría/ quien lo diría/ que un Rey manda en España,/ quien lo diría/ mientras en el PP manda/ José María’.