Rajoy debe una explicación al PP

Los militantes del PP siguen a la espera de que Mariano Rajoy les de una detallada explicación de por qué le regaló a Pedro Sánchez y a Podemos, PNV, ERC y PDeCAT todo el poder del Gobierno de España. Porque si Rajoy hubiera dimitido durante la moción de censura el Rey habría abierto una ronda de consultas para proceder a una nueva investidura (ya veríamos de quien y con quien) o incluso se podrían haber convocado otras elecciones generales.

Pero Rajoy a pesar de que la opción de su dimisión estaba en todos los medios de comunicación y se la pidieron altos dirigentes del PP optó por regalar sin demora todo el poder a Sánchez, salir huyendo del Gobierno y del PP, dejando el timón de la nación en manos del PSOE y también de la izquierda radical y del nacionalismo soberanista.

Y dejando también a más de 1.300 cargos públicos del PP en la calle en 24 horas y al PP completamente roto en dos mitades, la de sus seguidores que representa Soraya y la de los amigos de Aznar que representa Casado.

Y ¿cuándo piensa explicar Rajoy a los militantes y votantes del PP por qué no dimitió y le entregó el poder a Sánchez? Por lo visto nunca y todavía el ex presidente del Gobierno y del PP puede tener la caradura de presentarse en el Congreso del día 20 sin explicar los motivos de su espantada y sin pedir perdón a los suyos, porque todo lo que está ocurriendo es España en el mes y medio de Gobierno de Sánchez no es culpa de Sánchez sino de Rajoy.

Y no estaría nada mal que Casado pidiera explicaciones a Rajoy así como a Soraya y Cospedal, que eran en ese momento las máximas responsables del Gobierno y del PP, para que den su versión sobre lo ocurrido lo que sin duda es fundamental para el PP y también para sus votantes y el resto de España.

Hasta el punto que sobre el extraño comportamiento de Rajoy en esos días, tomando copas en un lugar público hasta el anochecer, y abandonando el debate de la censura, existen varias versiones. Y entre ellas la de que sufrió una momento de ofuscación personal y enajenación mental ante la amenaza de Bárcenas de sacar más pruebas de Gürtel. O simplemente que huyó por su habitual cobardía y negativa a enfrentarse con los problemas y se marchó y dijo: ahí queda eso.

Pero cada día que pasa la indignación en el PP y entre sus dirigentes es cada vez mayor. Y los hay que acusan a Rajoy de haber traicionado al Partido Popular y haberle causado un grave daño a España como cuando él  y Soraya no se atrevieron a aplicar, como debieron en Cataluña, el 155 en los primeros días de septiembre de 2017 con lo que habrían impedido que se celebrara el referéndum del 1-O.

De manera que si Rajoy no explica lo ocurrido en el Congreso del PP y si nadie en los debates se lo exige (a él, a Soraya y a Cospedal) entonces se sabrá que la enfermedad de este partido es mucho más grave de lo que parece. Y si la explicación que dan algunos es la de que la dimisión de Rajoy podía haber provocado nuevas elecciones que iban a ganar Rivera y Cs, pues todavía peor. Porque los que han ganado gracias a la espantada de Rajoy han sido: Sánchez, Iglesias, Torra, Urkullu y Torrent.