España a por el oro de Moscú

Francia y Uruguay ya están en los cuartos de final del Mundial de Rusia donde ambos equipos se verán la caras y a donde el equipo galo llega con mucha autoridad. Messi que no apareció en el Mundial y Cristiano que solo brilló frente a España se van de Rusia y sin triunfar. 

Y esta tarde les tocará el turno a España y Rusia y por la noche a Croacia y Dinamarca. Y vamos a ver qué hacen los españoles frente a la Selección rusa y anfitriona en Moscú y arropada por su público. 

Lo que obligará a La Roja a rebajar la dosis de tiki taka de control y a recurrir a la épica si quiere ganar en un estadio que será una olla a presión. Les hará falta La vieja ‘furia española’ como en tiempos de Franco y los comunistas de la URSS de Krouchov, cuando españoles y rusos disputaron en 1964 en Madrid la final de la Eurocopa que España ganó 2-1 con el histórico gol del gallego Marcelino que batió al legendario portero Yashin, la ‘araña negra’.

Aquel fue un partido de españoles azules contra los rojos rusos, marcado por la guerra fría y cuando el régimen franquista reclamaba ‘el oro de Moscú’  que el franquismo decía que los republicanos de la Guerra Civil lo sacaron del Banco de España para enviarlo a Moscú (léase la última novela de Pérez Reverte ‘Eva’). 

Viejas historias políticas y deportivas de un pasado lejano que nada tiene que ver con el partido de hoy donde los rojos, o La Roja, son españoles y  los azules son los rusos. Un partido donde están puestas las ilusiones de muchos millones españoles que hasta ahora han sufrido y mucho con la Selección que al final se clasificó con suerte y carambola como la primera de su Grupo B. 

Ahora frente al atlético, muy joven y veloz equipo de Rusia, La Roja tiene por delante un arduo desafío porque nuestra Selección está ‘mayor’. No en vano entre sus titulares tiene jugadores del Mundial de Suráfrica de 2010 (Ramos, Piqué, Silva, Iniesta, Busquets y Alba) que España ganó. Y también porque la estrategia y el estilo de juego español es conocido por los adversarios que además saben que nuestra defensa y portería no están en un buen momento de juego. 

En España estamos viviendo tiempos de permanente tensión política y no nos vendría nada mal una victoria de La Roja frente a Rusia, para subir la moral y para que nuestra Selección pueda seguir aspirando a la conquista de la dorada Copa del Mundo, el nuevo y codiciado oro de Moscú.