¿Mariano vencerá?

Mariano Rajoy permanece impasible e inmóvil como el don Tancredo de la política que es mientras caen chuzos de punta en la sede del PP con el caso Zaplana detenido por la Guardia Civil, y con la sentencia de Gürtel a punto de hacerse pública este viernes mientras Bárcenas amenaza diciendo que sí el Tribunal envía a cárcel a su esposa Rosalía entonces él sí que tirará de la manta del PP hasta el final.

Por otra parte crecen los nervios en la Moncloa porque el juez alemán no extradita de momento a Puigdemont, y porque Torra aumenta el desafío catalán. Y ello le impide a Rajoy retirar el artículo 155 de la Constitución de Cataluña. Y esto del 155 y de la corrupción son asuntos que les interesan y mucho, respectivamente, al PNV y a Cs.

Los de Urkullu porque habían dicho que no votarían los Presupuestos de Rajoy para 2018 mientras siga vigente el 155. Y los de Rivera porque dicen ser implacables con la corrupción del PP.

Pero en fuentes próximas a la Moncloa se cita el refrán de ‘perro ladrador poco mordedor’. Y como dice algún dirigente del PP Urkullu es un caniche y Rivera un San Bernardo. O sea dos benditos que este miércoles votarán a favor los Presupuestos del PP pase lo que pase en Cataluña y con toda la corrupción del PP.

Así lo cree Rajoy y con esa certeza, de la que alardea Montoro, hoy se votan en el Congreso de los Diputados los Presupuestos de 2018 que permitirán a Rajoy permanecer hasta mediados de 2020 en el poder. Sobre todo porque ni al PNV -que teme la llegada de Rivera a la Moncloa- ni a Cs, que necesita tiempo para asegurar la derrota del PP, no les interesa un adelanto electoral.

Y si nos apuran tampoco le interesan ahora nuevas elecciones a Sánchez ni a Iglesias a quienes las encuestas les niegan un buen resultado electoral. De manera que Rajoy puede salirse con la suya, aunque todavía faltan horas para ver qué pasa y para conocer cuál es la escenificación que hoy hará el PNV en el Congreso para justificar el abandono por Urkullu del compromiso con el bando secesionista catalán.

Rajoy necesita tiempo para recuperar el PP y para que mejore el empleo y la economía antes de las elecciones de 2020. Pero, ¡ojo!, Rajoy siempre tendrá a mano su potestad de disolver las Cortes y adelantar elecciones cuando no lo espera nadie, ni siquiera en su partido. Y ¿con qué argumento? Pues muy sencillo porque las encuestas dicen ahora que Cs gana en votos pero que el PP ganará en escaños, y este no es un dato de menor cuantía sino algo que no se debe perder de vista si de aquí al otoño mejoran las expectativas y se tranquilizan las aguas del PP.