Los jueces salvan a Rajoy

A Soraya Sáenz de Santamaría le han puesto gafas para que deje de dar palos de ciego en Cataluña. Porque su último recurso, intentando prohibir la investidura de Puigdemont solo porque sí, ha sido un grave error desechado por el Consejo de Estado y aparcado por el Tribunal Constitucional.

Pero al final ha sido el TC el que le ha sacado las castañas del fuego a este Gobierno a la deriva de Rajoy condicionando la investidura de Puigdemont a su presencia en el debate y en el hemiciclo, con la previa autorización del juez y sin derecho a voto él y los otro cuatro prófugos.

Condición está última esencial porque está claro que Puigdemont pretendía colarse en la Cámara que es ‘inviolable’ y ser investido presidente. Salvo que la policía lo capturase antes de entrar en el Parlament, lo que no era nada fácil de imaginar conocidas las habilidades políticas del ministro de Interior Zoido. Es como si Messi fuera a tirar un penalti y Zoido estuviera de portero para impedir la entrada del balón.

También los jueces salvaron al Gobierno de Rajoy del error de su fiscalía de pedir una nueva euroorden para cazar a Puigdemont durante su reciente viaje a Copenhague. El juez Llarena del Supremo no hizo caso al fiscal y no se movió.

Donde los jueces le están dando la razón al Gobierno y al PP es en el juicio de Gürtel de Valencia donde un coro de delincuentes conversos acaban de cantar la financiación ilegal del PP, en lo que sin duda es el prólogo de otras y nuevas confesiones en el Gürtel nacional y en el caso Lezo porque parece que Granados, ante su claro horizonte carcelario, está dispuesto a cantar.

Además en lo de Puigdemont Rajoy ha quedado muy mal, como un cochero -se decía-, con Albert Rivera a quien se negó a consultar el disparate de querer prohibir preventivamente la investidura de Puigdemont. Y ahora que vaya el ministro Montoro a pedirle los votos para aprobar los Presupuestos de 2018, sin que el Gobierno exija la dimisión a la senadora PP imputada en el caso de la corrupción de Madrid.

En todo caso Rajoy se ha librado, gracias al TC, de Puigdemont. Y también se han librado de Puigdemont Junqueras, ERC y Cataluña. Aunque este pájaro intentará colarse en el Govern o auto nombrarse Consejero Jefe (‘en cap’) aunque solo hasta que lo vuelva a destituir el TC, porque ahora se acabaron las bromas y las payasadas y la Justicia, a pesar del Gobierno de Rajoy, va a cumplir con su deber.