El Barça arrasó al Madrid

Solo faltó que Puigdemont hubiera aparecido en el Estadio Bernabéu y luego en el vestuario del Barça para confirmar una semana aciaga. Pero lo cierto es que el Real Madrid -como el PP el 21-D- ha ofrecido un penoso espectáculo y Zidane se ha equivocado en casi todo por su obsesión de marcar a Messi y adular a Cristiano.

Y sobre todo por apostar por Benzema, que habita en Babia, sacar tarde a Bale, que es de cristal, y dejar a Isco, el creador de juego, en el banquillo y castigado no sabemos bien por qué.

Zidane se ríe pero la cosa no tiene ninguna gracia y menos aún para la afición que salió furiosa del estadio. Y Florentino tiene motivos de preocupación porque la famosa BBC no es ni sombra de lo que fue y porque hay una ruptura generacional entre las ‘estrellas’ millonarias y los jóvenes de la cantera que son el presente y el futuro de un equipo en el que Florentino prima más a los famosos (que venden camisetas) que a los gladiadores que hacen equipo.

Sin embargo la prueba de fuego del Madrid la tiene en la Champion frente al PSG a primeros de 2018, pero si no pasa esa prueba entonces Florentino y Zidane deberán empezar a pensar en la temporada de 2019 y en otros fichajes porque La Liga de este año el Madrid la tienen bastante mal.

Es decir final negro de 2017 para el equipo blanco, aunque sabido es que en su temporada anterior el Madrid ganó cinco títulos, lo que sin duda es un récord nacional. Pero eso ya forma parte del pasado y no consuela a una afición, nacional e internacional, que ayer sufrió y mucho con ese penoso espectáculo que ofreció un irreconocible Real Madrid. El que tendrá que renacer cual Ave Fénix de entre sus cenizas para levantar el vuelo como un águila real.