El arreón de Rajoy

A don Mariano Rajoy Brey, el de las calzas cortas y el trote marcial por las playas y el puerto de Barcelona cuando al alba -como Aznar en Perejil- nos canta con estrofas de otro Régimen que ‘en España empieza a amanecer’, muy a pesar de que a don Mariano las elecciones autonómicas, convocadas por él con presunta astucia y prematuro error, le han salido rematadamente mal para España y peor para el PP.

En el último mitin del PP catalán Rajoy pidió a sus militantes y votantes un último ‘arreón’ electoral porque veía nubarrones en el horizonte catalán. Y se temía lo peor para el PP como anoche se confirmó dejando a los populares de Albiol -quien anoche debió dimitir- en 3 de los 11 escaños que tenían lo que constituye una gran catástrofe, sobre todo porque Arrimadas y C’s han ganado las elecciones con ¡37 escaños! lo que constituye un hito histórico para un partido españolista y constitucional.

A Rajoy el arreón le ha salido por la culata y todavía no sabemos hasta dónde llegará pero esa ola creciente que Rajoy atisbó al amanecer en el horizonte marino del puerto de Barcelona amenaza con convertirse en un tsunami en la política nacional con Rivera surfeando en la cresta de la ola mientras cunde el pánico en el PP.

Hasta el punto que nadie de un cierto nivel del PP nacional se atrevió a noche a dar la cara en la derrota catalana lo que finalmente le encargaron al joven flecha Pablo Casado, porque para esos menesteres no ya estaban disponibles Rajoy, Soraya ni Cospedal.

Qué vergüenza y que estampida general, contemplada por Aznar desde el balcón de Carabaña o desde la sala de crisis de FAES en la compañía de Cayetana y puede que de Zaplana, Gallardón y algunos otros de su guardia pretoriana. Porque en FAES ya adivinan en el rostro de Rajoy el rictus o el  rigor mortis de la política.

Y son varios los barones regionales del Partido que ya apuestan por Feijóo, mientras la malvada Soraya, ‘el bicho’ la llaman en el entorno de Cospedal, lanza órdenes a su poderoso multimedia de Prisa, Atresmedia, Mediaset y RTVE para que oculten a Feijoo, Cifuentes y Cospedal, de manera que solo ella y bien maquillada pueda salir, con aires de Estadista y de sucesora de Rajoy por televisión.

Pero que se cuide ‘el bicho’ sorayo de dar por muerto o en retirada a Rajoy que tiene siete vidas como los gatos y aún le quedan tres. Una que se va a dejar en Cataluña, otra en las elecciones europeas y municipales de 2019 y la séptima que se la jugará a cara o cruz en los comicios generales de 2020 si es que llega  a esa fecha sentado en el poder, si es que antes no se le han sublevado coroneles de capitanías regionales, o los capitales de la granja de Madrid, donde cunde el pánico por el fulgurante ascenso de Albert Rivera en la política nacional. Ahora bendecido desde Barcelona por el enorme triunfo de Arrimadas en todo el territorio catalán.

Una voz misteriosa le susurra en sueños a Rajoy y le dice: ‘Mariano déjalo ya y pasa el testigo a otro antes de que sea demasiado tarde’. Pero Mariano se despierta, cuando ‘en España empieza a amanecer’ y luego y parafraseando al Calderón dice para sus adentros: ‘que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son’.