Arrimadas, la última Jedi

Sin novedad en el debate de las elecciones catalanas de ayer noche salvo el matiz del bronco representante de ERC, Mundo, de que ellos no apoyarán a Puigdemont como el futuro presidente de la Generalitat sino a Junqueras.

Algo que se veía venir y que tiene como trasfondo la situación procesal de ambos políticos, uno en la carcel y otro de paseo por Bruselas,. Por lo que no se descarta que Puigdemont se presente este lunes en Barcelona para dar un golpe de efecto y entrar también en prisión a ver si con ello mejora las expectativas de su partido el PDeCAT.

En tofo caso el debate de La Sexta TV sobre las elecciones catalanas ha dejado claro que los representantes y gobernantes del PDeCAT y ERC son los responsables del fracaso estrepitoso del ‘procés’ y su declaración de independencia, así como de la grave crisis económica y social de Cataluña. Y por supuesto, que si Junqueras está en la cárcel y Puigdemont huido de la Justicia ello se debe a que ambos han violando la legalidad.

Incluso sus aliados de la izquierda radical de la CUP y En Podem Común también criticaron con dureza a los representantes en el debate de ERC, Mundó (este muy tenso y con pésimos modales) y de PDeCAT, Rull, ambos empeñados en culpar a Rajoy de sus desastres y desgobierno y a Arrimadas -a la que ven como posible ganadora de los comicios- de peligro inminente para el futuro de una Cataluña soberanista.

No estuvo nada mal Miquel Iceta en el debate, tanto en sus propuestas sociales como en la denuncia del fracaso del ‘procés’ como al subrayar la necesidad de una alternancia al soberanismo. Sin embargo y aunque dijo que no pactará  con el PDeCAT ni con ERC lo cierto es que horas y días antes se ofrecía a ERC, como ocurrió en los años que el PSC pactó con ERC bajo la presidencia de Montilla y Maragall.

Del lado soberanista la sal gorda de su crítica fue contra Albiol, quien a su vez fue el candidato más contundente y eficaz contra el soberanismo, pero los soberanistas del PDeCAT Y ERC centraron sus ataques contra Arrimadas porque saben, sobre todo el candidato de ERC, que la candidata de C’s se puede convertir en la ganadora de los comicios del 21-D lo que significaría que por primera vez en 40 años un partido españolista gana las elecciones catalanas.

Y esa posibilidad le preocupa no sólo a los soberanistas sino también al PP y al PSC-PSOE y no sólo por el impacto que ello tendría en Cataluña sino por la trascendencia que la victoria de Arrimadas tendría en el conjunto de España, en menoscabo del PSOE y del PP. En consecuencia y en espera de los resultados del miércoles 21-D todas las miradas están puestas en la ciudadana Arrimadas que en Cataluña se ha convertido en la última Jedi enfrentada al lago oscuro del secesionismo catalán.

Por lo demás no estaría nada mal que el PSC superará en votos y escaños al PDeCAT y que el PP mantuviera grupo parlamentario de holgada manera. Y sobre todo que la mayoría de los votantes catalanes lo hicieran a favor de la España constitucional. En poco más de 48 se sabrá.