Arrimadas destrozó a Puigdemont

En medio del grotesco espectáculo del circo de Puigdemont y sus aliados -cada vez más confundidos y enfrentados entre sí- hemos escuchado con interés y emoción el espectacular discurso político de Inés Arrimadas con el que la líder de Ciudadanos en Cataluña arrasó, de una manera implacable, precisa y verdadera, al presidente Puigdemont en el curso del debate que el pleno del Parlament dedicó a situación política de Cataluña y a la posible aplicación por el Gobierno de España del artículo 155 de la Constitución.

Una situación la catalana catastrófica como muy bien explicó y detalló la diputada Arrimadas que le exigió a Puigdemont la convocatoria inmediata de elecciones autonómicas para regresar a la normalidad democrática y poner punto final a un proceso secesionista demencial, fracturado en su interior y abocado a un fracaso imparable en menos de 24 horas en el caso de que, finalmente, Puigdemont opte por la independencia.

El discurso de Arrimadas incluyó una impecable lección democrática y ética a Puigdemont y al conjunto de los diputados y dirigentes de los tres partidos secesionistas, PDeCAT, ERC y CUP que tuvieron que escuchar un relato fiel de la realidad catalana que ellos han obviado intencionadamente para evitar tener que rectificar como finalmente tendrán que hacerlo.

Por las buenas si Puigdemont convoca elecciones o por fuerza mayor si se pone en marcha el artículo 155 de la Constitución y meses después llegan los comicios autonómicos y se restaura el orden constitucional.

En todo caso, y sin desmerecer otra intervención importante como la de Miquel Iceta del PSC y en muchas cosas en coincidencia con la portavoz de C’s en el Parlament y que pidió a Puigdemont que adelante las elecciones, tenemos que decir que ayer se consolidó el liderazgo político y valiente de Arrimadas en Cataluña.

El que ha crecido en firmeza y en la calidad de su discurso político por lo que no sería de extrañar que esta dirigente política y ahora diputada del Parlament llegue pronto a la presidencia de la Generalitat.

Y cuando antes mejor para el conjunto de la ciudadanía de Cataluña que bien merece otros gobernantes democráticos y respetuosos con el Estatuto, la legalidad y la Constitución. Y que facilite el reencuentro entre el conjunto de ciudadanos catalanes y la recuperación de la convivencia, la economía y la paz social que tanto necesita el pueblo catalán.