El Corte Inglés profesionaliza la gestión

El Consejo de Administración del Corte Inglés, en línea el que fue el modelo de gestión de su gran presidente Isidoro Álvarez (sin duda el mejor gestor de grandes superficies comerciales de su tiempo), ha acordado ‘profesionalizar’ al máximo la dirección de la Compañía y ha nombrado dos Consejeros Delegados como responsables de la gestión.

Se trata de Víctor del Pozo, quien a partir de ahora llevará la dirección comercial, y de Jesús Nuño de la Rosa, que ocupará el área corporativa.

Ambos directivos, de larga trayectoria y experiencia en El Corte Inglés, responderán de su gestión ante el Consejo de Administración de la empresa al que pertenecen y donde destaca la presencia de las dos primeras accionistas de la Compañía, Marta Álvarez y Cristina Álvarez,que son las impulsoras del nuevo modelo profesional de gestión, como corresponde en buena lógica a la propiedad de cualquier empresa.

Se trata de una remodelación del modelo de gestión de la Compañía de acorde con la trayectoria habitual empresarial y las normas del ‘buen gobierno’, y en línea con las grandes compañías del sector -véase Zara donde la gestión recae en el Consejero Delegado-, lo que sitúa al actual presidente Dimas Gimeno en una función más representativa al estilo del cargo de ‘Chairman’ en el mundo empresarial anglosajón.

La remodelación del equipo directivo de la compañía llega cuando, tras la grave crisis financiera internacional de 2018, El Corte Inglés inicia una importante mejora de resultados: en 2016 obtuvo un beneficio de 162 millones €, una facturación de 15.500 millones € y su ebitda subió hasta los 981 millones €, un 75 % más que en el anterior ejercicio.

Son tiempos trepidantes en el mundo empresarial donde la eficiencia y la unidad de gestión son imprescindibles en el ámbito comercial y en el corporativo donde el Corte Inglés ha puesto en marcha nuevas vías de negocio (Tesla, La Liga, Repsol, etc, que se suman a las tradicionales de viajes y financiera). Y además en el comercio digital donde El Corte Inglés, por su potencial logístico y su implantación territorial en toda España, ha logrado cotas importantes frente los grandes competidores internacionales.

Después de un paréntesis, tras la muerte del que fue su gran patrón, El Corte Inglés regresa al modelo de gestión que lideró Isidoro Álvarez y que ahora impulsan sus hijas reforzando la profesionalización de esta gran empresa que ha levantado el vuelo con fuerza y se mantiene en el liderazgo de las grandes compañía de su sector.