Ciudadanos ya supera a Podemos

El apoyo de Pablo Iglesias a Puigdemont y al independentismo catalán ha provocado una ola de malestar entre dirigentes regionales y militantes y votantes de Podemos contra su líder. El que se ha visto en la necesidad de escribir una carta -bastante pintoresca, por cierto- en la que acusa al PP, la monarquía y a la derecha económica de todos los males de España y ahí incluida la crisis catalana. En su misiva, Iglesias ataca al PSOE por pactar la aplicación del 155 con el PP.

Pero esta carta de Iglesia lejos de apaciguar los ánimos de sus seguidores los puede molestar aún más porque los argumentos del jefe de Podemos no explican por qué Iglesias se ha puesto al servicio de Puigdemont e incluso da por bueno el fraudulento referéndum del 1-O.

Si a ello añadimos que, en recientes encuestas electorales, se registra una caída muy importante de Podemos y una notable subida de Ciudadanos que podría superar a Podemos y colocar a Albert Rivera por delante de Iglesias en el arco parlamentario nacional veremos el por qué del creciente malestar regional en Podemos.

Y también entenderemos el por qué de un tiempo a esta parte Iglesias no para de criticar a Rivera y a su partido, como se ha visto en los recientes debates del Congreso de los Diputados, donde el jefe de Podemos llegó a decirle a Rajoy que desconfíe de Rivera porque era ‘un espía de Aznar’.

Otra tontería de Iglesias que se ha metido el solito en el laberinto demencial de Puigdemont del que ahora no sabe cómo salir. Y que, probablemente, le va a costar bastante caro cuando se convoquen elecciones catalanas o las generales en España.

En cuanto a sus críticas al PSOE y al PP conviene recordar que Rajoy está en la Moncloa porque Iglesias votó ‘no’ a la investidura de Pedro Sánchez. Y sobre su ataque a la monarquía también debemos recordar que cuando Podemos celebró sus dos Asambleas y sus grandes manifestaciones en la Puerta del Sol de Madrid, desde el aparato del partido se dieron consignas para que no se llevarán banderas republicanas.

Iglesias busca fuera de su entorno culpables de su desvarió secesionista pero está claro que el problema radica en su posición contra España, la Constitución, la UE, la Democracia y la solidaridad internacionalista de la izquierda en general.

Y todo a su mayor gloria personal para salir en los medios y con la idea de sumar, a corto plazo, votos en Cataluña -lo que desdice la última encuesta de El Periódico de Cataluña- mientras pierde a chorros votos en toda España. Y especialmente los de IU y el PCE  lo que convierte a C’s en tercer partido político nacional porque Albert Rivera lo está haciendo muy bien.