Tienen preparado el pucherazo

Después de haber llegado tan lejos Puigdemont y Junqueras a buen seguro que tienen preparado el pucherazo del referéndum del 1-O y escondidas cientos de urnas chinas rellenas de votos del ‘sí’ y de unos pocos ‘no’ para luego presentarlas en el centro de prensa que controla su amigo Roures -el socio de ‘patriota’ Juan Abelló-, como la prueba del triunfo del referéndum y la palanca necesaria para la proclamación de la independencia catalana.

Urnas chinas que no olió el CNI y que aparecerán repletas de papeletas como por arte de magia en un centro secreto de recuento de votos que controlará la Generalitat con la colaboración con la Asamblea Nacional Catalana. La que es la organizadora de la estrategia y donde se dice que ellos se conformarán con ‘un millón de votos favorables’ que son los que debe tener ya organizados y metidos en las urnas escondidas.

Aunque Junqueras es más ambicioso y el sábado ya habló de un 63 % de votantes y de un 80 % de votos a favor. Lo que anuncia que estos pájaros irán sacándose de la manga urnas amañadas en el porcentaje que a ellos les convenga y a la vista de cómo discurra la jornada electoral.

Y todo ello a pesar de que no haya censos electorales -que ellos ya tendrán amañados y marcados-, papeletas oficiales, urnas homologadas o una junta electoral. Eso a los golpistas  les importa un pimiento porque para ellos lo importante es no fracasar y están dispuestos a todo e incluso a manipular el resultado.

Si han mentido a los catalanes sobre la Historia, España, la UE, la ONU y todo lo demás ¿qué les importa a estos personajes adulterar la consulta y tener preparado el resultado antes de que nadie empiece a votar?

Pues ni les importa ni les preocupa. Van a por todas y en nada se van a parar, pase lo que pase en los colegios electorales porque ellos ya tienen organizadas sus urnas y su recuento de votos sin garantía democrática alguna y al margen de la legalidad.