A Trump le parece ‘una tontería’

Al paso de Mariano Rajoy por La Casa Blanca que regenta Donald Trump se puede aplicar con acierto el famoso estrambote de Miguel de Cervantes: ‘Y luego, incontinente,/ caló el chapeo, requirió las espada/ miro al soslayo, fuese y no hubo nada.’ O sea que, vistas las declaraciones de uno y otro al término de la reunión, el encuentro de Washington no ha servido para nada concreto ni importante.

Aunque Trump dijo que quiere una España unida en alusión al referéndum secesionista del 1-O y añadió con el tono de ‘estadista’ que le caracteriza que el que los catalanes quieran separarse de España eso a él le parece ‘una tontería’

Puede sin embargo que en las conversaciones privadas el Presidente USA haya transmitido a Rajoy la preocupación de los EE.UU. y de los aliados de la OTAN por el riesgo de desestabilización política e institucional de España, país que consideran un aliado estratégico de primer orden. A lo que Rajoy habrá respondido diciendo que tiene todo bajo su control y que no pasará nada.

Desde luego el presidente español no estuvo fino en la rueda de prensa donde alternativamente hablo de ‘Trump’ y de ‘Tramp’ y llamó ‘Madero’ a ‘Maduro’ al tiempo que aplaudía con entusiasmo las proclamas de Trump sobre Corea del Norte y Venezuela, y una vez que ambos intercambiarán elogios mutuos sobre las relaciones comerciales y estratégicas de los dos países (cabe imaginar que Trump pidió a España que aporte más dinero en la OTAN) y por supuesto ambos acordaron intensificar sus acciones en la lucha contra el terrorismo islámico.

La cuestión catalana estaba prevista en la rueda de prensa y a decir verdad Rajoy no estuvo acertado porque, en lugar de afirmar que ‘una parte de una nación democrática como España no puede independizarse en contra de la Constitución y violando la legalidad ni en España ni en ninguna otra nación democrática del mundo occidental’ y de asegurar que eso en España no iba a ocurrir, al presidente no se le ocurrió otra cosa que decir que el referéndum fracasará porque no hay papeletas ni junta electoral.

Sin duda un mal día de Rajoy, preso de los nervios y de la preocupación del 1-O. Más suelto y locuaz estuvo Trump hablando de los huracanes que han asolado Puerto Rico y las Islas Vírgenes o de Corea y Venezuela e incluso de su pequeña guerra particular con los jugadores de color del futbol americano y de la NBA.

La verdad es que Trump y Rajoy forman una ‘extraña pareja’ y ninguno de los dos está en su mejor momento. Y ahora mismo Rajoy en peor posición por la cuestión catalana y los problemas para aprobar los Presupuestos de 2018, aunque asegura que las elecciones generales no las va a adelantar. Bueno, ya veremos porque todavía muchas cosas pueden pasar y por ahora pocas buenas aunque imaginamos que Rajoy al menos se llevó anoche en Washington una alegría cuando al salir de La Casa Blanca preguntó: ¿que ha hecho el Madrid? Y un escolta le respondió: ha ganado 1-3 en Dortmund. Y Rajoy’, resoplando, musitó: ‘¡menos mal’. Y acto seguido ‘caló el chapeo …’