Iglesias propone una Asamblea imposible

Iglesias

El líder de Podemos Pablo Iglesias acaba de proponer la creación de una Asamblea de parlamentarios y alcaldes de la izquierda populista y de partidos independentistas ‘para defender la democracia frente al PP y arreglar la crisis política catalana’. Una pretendida Asamblea que no funcionará ni va a servir para nada en España ni en Cataluña.

Estamos ante una nueva ocurrencia de Iglesias con la que pretende volver a pasearse por los medios de comunicación y aglutinar en torno a Podemos -que ahora sufre serios problemas internos- a los partidos populistas (Podemos, En Comu, IU, CUP y Compromís) y secesionistas en apoyo del golpismo catalán y contra la legalidad, la Constitución y el Estatut.

Naturalmente el PSOE no se sumará a semejante disparate, y menos aún C’s, el PP ni el PNV. Sobre todo cuando Iglesias oculta lo que ha ocurrido en Cataluña en últimas semanas, empezando por el atropello al Parlamento catalán, la violación de la legalidad, y las suspensiones de la convocatoria de referéndum y de las leyes que lo sustentan, en las que se propone la implantación en Cataluña de una dictadura de corte bananero en línea con lo que está ocurriendo en Venezuela.

Lo pintoresco de la declaración de Iglesias es su pretensión de llevar, a estas alturas del desafío catalán hacia un frente de la izquierda radical contra el PP, frente que ya existe y que fracasó en la moción de censura contra Rajoy. Un presidente del Gobierno que por cierto está sentado en el poder de la Moncloa gracias a que Iglesias y Podemos votaron en contra de la investidura de Pedro Sánchez en marzo de 2016.

Iglesias confunde la aplicación de la ley en Cataluña con ‘represión’ en contra de las libertades y la democracia, que es precisamente lo que ha hecho el gobierno catalán de Puigdemont al que Podemos apoya.

El discurso de Iglesias a favor de un referéndum pactado o la reforma de la Constitución con derecho a referéndum de autodeterminación no va a ninguna parte como no fue su moción de censura ni tampoco irá esta su pretendida Asamblea que ha fracasado antes de empezar. Y que solo es una manera de encalar, al hilo de la actualidad, la fachada de un partido como Podemos con problemas internos que se está colocando al margen de la legalidad y de la democracia camino de convertirse en fuerza política marginal.

Sobre el autor de esta publicación