La actitud de los Mossos será decisiva

mossos

Los Mossos d'Esquadra deben defender la legalidad frente al desafío del referéndum del 1-O en Cataluña. Así se lo ha exigido la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en un escrito donde se les precisa que deberán de retirar las urnas y papeletas e impedir la celebración de dicho referéndum. La fiscalía les recuerda a los Mossos que deberán actuar en calidad de policía judicial, lo mismo que harán la Guardia Civil y la Policía Nacional, de acuerdo con el artículo 126 de la Constitución Española y las leyes que lo desarrollan.

El comportamiento de los Mossos durante la jornada del 1-O es decisiva y puede que de su actitud dependa que fracase el referéndum y se impidan incidentes de orden público porque, con urnas o sin ellas, lo que nadie va a impedir es que muchos pretendidos votantes se acerquen a los consistorios con la intención de votar y que ello provoque enfrentamientos.

En Cataluña hay 2.700 colegios electorales y 17.000 Mossos, muchos de los cuales deberán atender funciones administrativas, el tráfico y por supuesto la seguridad ciudadana. Y la pregunta que surge es la de ¿cuántos Mossos estarán disponibles para actuar como policía judicial el 1-O?

De igual manera cabe preguntarse cómo se coordinarán los Mossos con la Guardia Civil y la Policía Nacional, quien tendrá el mando o como se van a repartir las actuaciones. Porque además de los conflictos que aparecerán en los colegios electorales puede que se convoquen otras manifestaciones de protesta en las capitales y primeras poblaciones de Cataluña.

Nada de esto es fácil y de aquí al 1-O todavía podrían pasar muchas cosas. Para empezar vamos a ver la actitud que adopta el mayor Trapero -el que está callado a pesar de su afición a salir en los medios- de los Mossos y el resto de los oficiales de esta policía autonómica. Por lo que se conoce una mayoría de mandos de los Mossos estarían a favor del proceso secesionista, aunque la gran mayoría de los Mossos de base defienden la legalidad y la unidad de España.

Asimismo si el Gobierno de Rajoy ve dudas y problemas en la dirección de los Mossos el Ejecutivo podría activar la Ley de Seguridad Nacional y poner a los Mossos a las órdenes del Delegado de Gobierno en Cataluña y fuera del control de la Consejería de Interior de la Generalitat.

Veremos qué ocurre pero está claro que la actitud y el comportamiento de los Mossos de cara al referéndum ilegal del 1-O es fundamental.

Sobre el autor de esta publicación