El líder es Rafael Nadal

nadal

La victoria de Rafael Nadal en el Open de EE.UU de tenis, su tercer trofeo en USA, décimo sexto triunfo en los grandes torneos mundiales del Grand Slam y segundo de este año tras su asombrosa décima victoria en Roland Garros, consagra al español como primer deportista mundial, y el más grande de España. Y lo sitúa a tan solo tres grandes victorias del rey del tenis de todos los tiempos que es el suizo Roger Federer, a quien su amigo Nadal pretende darle alcance y si continúa por el camino que va lo conseguirá.

El liderazgo deportivo de Nadal en España y en el mundo es una realidad como deportista y como persona. Y está labrado en base a un esfuerzo y un titánico tesón a pesar de las últimas y graves lesiones que tuvo en recientes años y que a muchos especialistas del tenis les llevó a hablar del declive y del final de la espléndida carrera deportiva de Nadal.

Pero Rafael regresó, es de nuevo el número uno del mundo y no tiene más rival que Federer, porque la nueva generación de Djokovic y Murray que siguieron a la estelar pareja de Roger y Rafael no se consolidó y están muy lejos del historial y del carisma del suizo y del español. Del fino estilista de Federer y de la fuerza mental y capacidad de combate de Nadal.

Si Rafa y Roger decidieran protagonizar una gira mundial de partidos entre ambos -como el que soñaron ver en el Open USA y no vieron porque se les cruzó Del Potro en el camino de Federer- el éxito de esa competición de exhibición a dos sería total. Porque el espectáculo de esgrima y potencia que ambos -que no son niños, ni jóvenes- ofrecen se acerca a la perfección y constituye una mezcla casi perfecta y sincronizada de un deportivo ballet.

En el Open USA de este año Nadal no tuvo rival. El surafricano Anderson, que fue colega de la infancia deportiva de Nadal, lució un potente saque pero nada más. El español lo sabía y sin gran esfuerzo y con una sabia y medida estrategia, poco a poco (6-3, 6-3, 6-4), lo dominó y lo derrotó sin cebarse en su presa y sabedor que su camino había la victoria estaba al alcance de su raqueta como pronto se demostró.

Ahora Nadal, sin la compañía de su tío y entrenador Toni Nadal (un sabio del tenis) que deja el circuito para concentrarse en la dirección de la escuela que ha creado Rafa y que será sustituido por Carlos Moyá, afrontará su tercera ‘juventud’ desde lo más alto del tenis mundial. Y lo hará ilusionado y con muchos partidos y otras tantas victorias por delante porque vistas las muy buenas actuaciones de Nadal en París y Nueva York todo apunta que Rafael volverá a triunfar aumentando su historial porque todavía no podemos hablar de su leyenda porque Rafael Nadal, aunque está en la Historia del tenis, sigue siendo una indiscutible realidad porque ocupa los primeros planos de la actualidad.

Sobre el autor de esta publicación