La ‘camarilla’ secreta del golpe catalán

Pujol y Mas

Puigdemont piensa retirarse de la política cuando fracase la cita del 1-O y a ser posible convertido en ‘mártir’ y camino de los tribunales pero él es solo la fachada del golpe de Estado catalán tras el que se esconde un directorio o ‘camarilla’ de notorios personajes de la política, ciertas organizaciones de corte secesionista (la ANC, Omnium, etc), editores de medios, dirigentes del mundo económico y financiero y destacados representantes de la Iglesia catalana.

¿Quién hay ahí? Algunos de estos miembros de la ‘camarilla’ han ocultado su identidad -por si fallaba el golpe, como ocurrió en el 23-F- e incluso hicieron públicos gestos de apoyo a España (pactados con los golpistas) para disimular aunque en el fondo su verdadero compromiso estaba con la secesión. Han jugado a dos barajas pero sobre todo han ayudado mucho, promocionado e incluso financiado a los golpistas.

Y no en una actitud pretendidamente equidistante, porque no es lo mismo estar con quienes defienden la legalidad que con quienes están llevando Cataluña hacia el abismo ilegal y la ruptura nacional, en un cuerpo a cuerpo con el Estado que si son descubiertos para ellos acabará bastante mal.

¿Quiénes son los miembros de la ‘camarilla golpista’? Desde luego y en el campo de la política por ahí estarán Jordi Pujol y Artur Mas. Pero del resto del núcleo duro del golpe y aunque circulan algunos nombres todavía hay que esperar. Y cabe imaginar que el CNI tenga algún dato al respecto dado que los servicios de inteligencia españoles están sobre todo para defender la unidad de España y la soberanía nacional.

Quienes siguen la pista de la ‘camarilla’ utilizan una misteriosa sopa de letras donde figuran NGGPMRESCOF y donde se dice que están las más notorias iniciales de este misterioso club de poderes fácticos, políticos y culturales que, desde hace ya un par de años han estado concertándose para alentar y empujar el desafío catalán.

Naturalmente y según algunas discretas informaciones en el plenario de la ‘camarilla’ nunca acudían los altos protagonistas para no ser cazados ‘in fraganti’. Sino que al parecer enviaban a representantes de confianza y no directamente a colaboradores y personas muy relacionadas con los altos personajes que estaban por detrás, sino a casi perfectos desconocidos. Lo que les permitía moverse y reunirse con la máxima discreción. Pero estamos en un momento crucial y a partir de ahora nada se debe descartar, incluso el que aparezca una lista de la ‘camarilla’ que a buen seguro iba a asombrar.

Sobre el autor de esta publicación