Rebelión en Podemos contra Iglesias

Cuando Pablo Iglesias se dispone a posicionarse del lado del referéndum secesionista de Puigdemont y en contra de la Constitución, el Estatut y la legalidad, en Podemos se ha desatado una rebelión interna en contra de la reforma de los estatutos del partido impuesta por Iglesias para tener más poder y control de la organización en este tiempo de alta tensión política.

La democracia interna en Podemos brilla por su ausencia y tras la purga de Errejón y sus seguidores una vez concluida la II Asamblea de Vistalegre y a pesar de haber conseguido más del 33 % de los votos, Iglesias intenta una nueva vuelta de tuerca para reforzar su control absoluto del partido en base a unos estatutos internos no sometidos a la Asamblea y aprobados en julio por su dirección ejecutiva.

Lo que fue rechazado por la presidenta de la Comisión Estatal de Garantías del partido Olga Jiménez motivo por el que Iglesias la ha destituido ‘manu militari’, provocando la rebelión de 11 de las 16 comisiones de garantías de las regiones de Madrid, Cataluña, Valencia, Andalucía, Navarra, La Mancha, La Rioja, Castilla León, Euskadi, Canarias y Asturias, que también rechazan los nuevos estatutos impuestos por Iglesias.

Las reformas impuestas por la dirección de Iglesias incluyen sanciones y recortes a la libertad de expresión de los dirigentes del partido -para que no hablen con la prensa- y ponen coto a las distintas direcciones regionales, arrogándose Iglesias y su equipo gestor toda la capacidad de sancionar e imponer gestoras en las regiones que critiquen la estrategia del partido.

Estas reformas, que no han sido aprobadas por las bases de Podemos y ahora rechazadas por 11 de sus 16 comisiones de garantías regionales, las ha impuesto Iglesias cuando se dispone a colocarse -como anunció ayer- del lado de Puigdemont en el referéndum del 1-O y en contra de España.

Un alineamiento de Iglesias contra la legalidad, la Constitución y el Estatut que llega después de su reunión secreta con Junqueras en Barcelona lo que provoca inquietud y malestar en distintas organizaciones regionales de este partido a las que se pretende controlar con nuevos estatutos no aprobados en la II Asamblea de Vistalegre.

Un golpe de mano interno de Iglesias en Podemos que ha sido rechazado de manera mayoritaria en el seno del partido de manera general y al margen de las luchas internas de poder de las distintas ‘familias’ de Podemos. Lo que abre una seria crisis política interna en Podemos que ya veremos cómo acabará a sabiendas que Iglesias no está dispuesto a perder poder.