El Rey y los Mossos

Conviene subrayar algo que para muchos pasó desapercibido como fue el saludo marcial y de máximo respeto que los Mossos de Escuadra hicieron, cuadrándose, ante el Rey Felipe VI que se acercó a saludar personalmente a muchos de ellos durante la manifestación del sábado en Barcelona.

Saludo obligado de los Mossos al Jefe del Estado que además ostenta el mando de las Fuerzas Armadas y por tanto y como dice la Constitución la obligación de defender ‘la soberanía nacional y la unidad de España’.

Y decimos esto porque a lo mejor a Puigdemont se le ha pasado por la cabeza la idea de que los Mossos, tan aplaudidos en Barcelona y tan agasajados por los independentistas, defenderán la celebración del referéndum del 1-O en contra de la legalidad y la Constitución de las que emanan su propia existencia. Incluso desobedeciendo las órdenes del Gobierno de España que, en caso de sedición, asumirá el mando de la policía autonómica.

Puede que algún enloquecido independentista piense que los Mossos son ‘el ejército de liberación del pueblo catalán’ pero si eso fuera así se van a equivocar. Y puede también que algún miembro u oficial de los Mossos esté dispuesto a no cumplir con la legalidad y a violentar la Constitución. Pero no creemos que eso sea así y menos aún que Puigdemont pretenda llevar su locura a un enfrentamiento civil.

Entre otras cosas porque los Mossos están para defender la legalidad y no para conculcarla. Y si alguno de ellos pisará esa raya roja en ese momento quedaría expulsado del cuerpo y sometido a la Justicia por graves delitos.

Ahora bien, está claro que al día de hoy los Mossos están sometidos a las órdenes del Gobierno de Puigdemont y deben cumplirlas salvo que dicho gobierno catalán se subleve contra la legalidad y la Constitución de las que emana su propia legitimidad.

Y que no se equivoque nadie en la policía autonómica de Cataluña porque legalidad no hay más que una, que es la constitucional que nada tiene que ver con los trucos y apaños del parlamento catalán que además ya han sido desautorizados y suspendidos por el Tribunal Constitucional. De manera que mucho cuidado con los disparates de Puigdemont y que nadie en el seno se deje engañar. Avisados ya están.