Eclipses variados

Según The Wall Street Journal Puigdemont ha eclipsado a Rajoy en la crisis de los ataques terroristas de Barcelona y Cambrils, lo que para el diario neoyorquino da argumentos y mejora las expectativas secesionistas del presidente de la Generalitat.

Aunque está claro que lo de eclipsar a Rajoy no tiene mucho mérito dada la afición del presidente del Gobierno a desaparecer o a no hacer nada que le pueda provocar conflictos o tensiones.

Otra cosa sin embargo será ver si Puigdemont sobrevive políticamente a Rajoy porque esa es harina de otro costal. Que se lo pregunten a Artur Más,  porque Rajoy no pía pero aguanta lo que le echen.

Y hablando de Barcelona cuidado con Messi porque, como anunciamos en esta columna, crece el rumor de que la estrella argentina del Barça podría eclipsar a Neymar e irse a la Liga inglesa (donde pagan menos impuestos) como lo ha insinuado Pep Guardiola desde el Manchester City al decir que ‘alguien’ podría pagar la cláusula de resolución del contrato de Messi que asciende a 300 millones de euros (78 más que la de Neymar).

El comentario y una nueva foto en las redes sociales de Neymar, Messi y Suarez juntos ha desatado las alarmas entre la afición culé que se ha liado a palos con Pep Guardiola. Pero ojo con Messi porque aún no ha firmado su renovación con el Barcelona.

Un equipo que con Neymar y Messi puede recaudar 522 millones de euros pero quedaría desarbolado para la presente temporada en la que tendría que rehacer su proyecto deportivo con nuevos fichajes y probablemente con un nuevo entrenador. ¿Acaso el Cholo Simeone del Atlético de Madrid?

Y si Puigdemont ha eclipsado a Rajoy y Messi puede eclipsar a Neymar, qué decir de Iglesias y Sánchez, que llevan semanas desaparecidos de la escena política nacional. Nadie sabe dónde andan, ni dónde veranean ni cuáles son sus planes otoñales porque el desafío catalán va a eclipsar todo lo demás. Y ahí incluida la posible segunda moción de censura contra Rajoy que solicita  Podemos y que de momento rechaza el PSOE.

En suma el atentado puede haber reforzado a Puigdemont pero el desafío secesionista puede reforzar a Rajoy a quien en caso de ‘choque de trenes’ el PSOE no tendría más remedio que apoyar en defensa de la legalidad y de la unidad de España. Y entonces el eclipsado sería Sánchez quien a su vez y en ese caso tendría que aparcar su emblemático ‘no es no’.