Rajoy rehuye la crisis catalana

Primero ¿dónde estaba el Rey Felipe VI cuando ocurrió el atentado del terror islámico en la Rambla de Barcelona? No se sabe y queremos saberlo por más que esa escapada la haya organizado la Reina Letizia en secreto, lo que permite especular de que hayan estado navegando en compañía de alguien no recomendable como el famoso y presunto delincuente el ‘compi yogui’ Javier López Madrid. Por cierto muy mal el comunicado del Rey hablando de ‘asesinos y criminales’, ese no es el tono del Jefe del Estado.

¿Y Rajoy? Pues Rajoy como siempre por la sombra, pisando huevos con mucho cuidado, sin ejercer su autoridad y acudiendo a Barcelona como si fuera el capellán del Gobierno español en vez de tomar el mando de una vez por todas, o de decretar la Alerta 5 -que es lo debió haber hecho cuando se detectó el segundo ataque terrorista de Cambrils- y de asumir a partir de ese momento el mando completo de toda la operación política y policial.

Pero Rajoy no se atreve a plantar cara en Cataluña y así nos va a todos. Y en este caso tenía la obligación política de haber asumido el mando lo que nos provoca una profunda decepción y gran preocupación ante el desafío del Referéndum del 1-O, porque el Gobierno de Rajoy no hace nada más que recular en lugar de dar firmes pasos al frente y de amparar a los demócratas catalanes y ofrecer al resto de España un mensaje de firmeza y seguridad.

Por no hacer Rajoy no se ha reunido en estos días previos al desafío con los dirigentes de la sociedad civil catalana, empresarios, banqueros, directivos d instituciones y responsables de los medios de comunicación y de la cultura, etcétera, para prevenir y preparar el choque de trenes del desafío catalán.

Y tampoco ha denunciado, como debió haberlo hecho, a Puigdemont y a Colau por no haber tomado medidas preventivas en las Ramblas tal y como lo aconsejaron la CIA y el ministro Zoido de Interior meses atrás. Nada Rajoy y su Gobierno callados, no vaya a ser que se le acuse de algo inconveniente, mientras a Puigdemont rompe la unidad española en la lucha contra el terror y marca distancias con el ministro de Interior durante la crisis de ataque de los terroristas en Cataluña.

Por no estar, hasta la jefa de prensa de Rajoy, Carmen Martinez Castro, no  aparece y no atiende llamadas. Todos están bajo el síndrome de la máxima prudencia tras el que se esconde la indecisión y la falta de valor para tomar las decisiones que en España en general y en Cataluña ahora hay que tomar.