Cambios en RTVE y La Sexta TV

Parece que por fin se irá de RTVE José Antonio Sánchez, el imperial amigo del general Galindo, propagandista del PP y compinche de Zaplana. Así lo ha decidido el Parlamento en pos de una RTVE más moderna y ecuánime cuyo director general saldrá elegido en concurso público al que se podrán presentar todos los ciudadanos españoles, incluido el ‘chiquilicuatre’ que tiene experiencia en Eurovisión.

Todo es mejorable en RTVE, desde el ocio a la formación o educación que no existe, y no digamos en los informativos donde casi todo está por hacer. Pero falta por saber los criterios para la composición del Consejo y para la elección de los directivos del Ente público especialmente en informativos y sus directores de programas y tertulianos.

Unos capítulos estos donde las cuotas de Gobierno, partido, diario y mujer han causado estragos en la calidad, solvencia e independencia informativa, en beneficio y primando los amigos del PP y la banda camorrista de la vice Soraya que esperemos desaparezca del panel camino de 13TV donde va a haber tortas por aparecer a la sombra de Aznar y la Conferencia Episcopal.

Como cabe esperar que el Canal TVE 24 Horas se convierta en una CNN o BBC y compita con La Sexta TV que la derecha mediática de Atresmedia le ‘regaló’ a Pablo Iglesias para dividir la izquierda y garantizar las victorias electorales del PP. Aunque este partido se lleva una manta de palos por su corrupción, mientras los directivos de La Sexta TV  guardan un silencio muy sonoro y estremecedor sobre el desafío catalán porque el Grupo Planeta -el primer accionista de Atresmedia- está allí y puede que no quiera disgustos con Puigdemont.

Si Ferreras le hubiera dedicado a las mentiras catalanas de Puigdemont y Junqueras la cuarta parte del tiempo que le han dedicado, por ejemplo, a la charca de ranas corruptas de Esperanza Aguirre hace años que se habría acabado el desafío catalán.

Pero La Sexta TV sabe que la mayoría de sus espectadores son amigos de Podemos y cuida a su audiencia al tiempo que ayuda electoralmente al PP y margina a C’s y PSOE, poniendo en práctica el divide y vencerás, mas no convencerás.

Y ¿quién será el guapo o la guapa que aspirarán al concurso para elegir el director general de la Cadena? Menudo lío, aunque como hay mucho paro en el sector de la comunicación podría llegarse el caso de que aparecieran decenas de candidatos lo que no estaría nada mal. Pero mientras tanto a zapear.