Errejón podría irse al nuevo PSOE

Si el PSOE es de izquierdas como dice Pedro Sánchez y si Íñigo Errejón y sus huestes siguen castigados en Podemos, entre otras cosas por haber apoyado la candidatura de Sánchez a la presidencia del Gobierno que vetó Pablo Iglesias en marzo de 2016, cabe preguntarse: ¿podrían Errejón y sus huestes en un tiempo no lejano pasarse al nuevo PSOE?

De entrada creemos que no, pero en política todo es posible y está claro que si la prioridad de Sánchez es lograr un sólido liderazgo en la izquierda y ahí incluidas las bases del 15-M tal y como lo describió el secretario general de los socialistas en el discurso con el que cerró el 39 congreso del partido, el fichaje de Errejón sería fundamental.

Además Errejón sabe por qué cesó Iglesias de manera fulminante al que fue secretario de organización de Podemos Sergio Pascual, hablando en ese tiempo de ‘deslealtades’. Y cómo él y los suyos -a pesar de lograr el 30 %, de la asamblea de Vistalegre 2- fueron laminados por Iglesias de la alta dirección del partido y del grupo parlamentario en una purga similar a la que Sánchez ha llevado a cabo en el PSOE en respuesta a la conspiración del Comité Federal del 1 de octubre con Susana Díaz a la cabeza.

De modo y manera que ojo al Cristo que es de plata y a las escopetas que las carga el diablo, porque la movida de la izquierda no hizo nada más que comenzar y Sánchez ha puesto en marcha una dinámica rompedora que ya veremos cómo avanza y por dónde se abre camino de aquí a la próxima cita electoral.

Desde luego el salto de Errejón al PSOE sería demoledor para Podemos y además fácilmente explicable y entendible por las bases y militantes del partido ‘morado’. Y ello tendría consecuencias en pos de la unidad de la izquierda y de los pactos de gobierno. Y sería llamativo ver reunidos en una mesa negociadora a Iglesias y Montero por un lado y a Sánchez y Errejón por el otro.

Y además existe el convencimiento o la certeza de que en sus respectivos ‘exilios interiores’ de los pasados meses Sánchez y Errejón han mantenido una relación fluida y discreta que dentro de unos meses, a la vuelta del verano quizás, podría fructificar en un encuentro en el seno del PSOE, lo que sería aplaudido y bien acogido por las bases socialistas que apoyan a Pedro Sánchez, confirmando su declaración de partido de izquierdas.

Naturalmente la marcha de Errejón al PSOE no le gustaría nada a Iglesias y a su clan, porque es el político de Podemos mejor valorado socialmente y con una excelente capacidad política y de análisis, motivos por los que Iglesias acabó postergándolo en Podemos, porque empezaba a hacerle sombra en su partido y eso no lo podía soportar. De manera que atentos a Errejón por lo que a corto o medio plazo pudiera pasar.