Rajoy y Sánchez se hablan

Mientras en Podemos reconocen que el regreso de Pedro Sánchez a la dirección del PSOE daña sus expectativas electorales y Pablo Iglesias analiza los riesgos que comporta para su partido el subirse al carromato secesionista de Puigdemont a cambio de un puñado de votos para su moción de censura, en Madrid saltó la sorpresa al conocerse que Pedro Sánchez había llamado por teléfono a Mariano Rajoy para anunciarle el apoyo del PSOE al Gobierno para rechazar el referéndum independentista catalán en defensa de la unidad de España.

¡Por fin! Sánchez y Rajoy se hablan. Y ¿cómo ha sido eso? Pues gracias a que Sánchez ha roto el hielo a la vista de cómo se está poniendo el tema catalán y puede que por consejo del presidente de la Gestora socialista Javier Fernández. Pero lo cierto es que Sánchez llamó a Rajoy que estaba de visita oficial en Portugal y que Rajoy agradeció la llamada y el apoyo del PSOE al rechazo del referéndum. Y, probablemente, ambos quedaron en verse pronto y con discreción.

Además, parece que Mariano le contó a Pedro que tras su victoria en las primarias él le había mandado un SMS ofreciéndole una reunión. Un SMS que según Sánchez no recibió o no vio, o que Rajoy le envío al viejo teléfono que tenía Sánchez en el PSOE antes de su destitución del mes de octubre.

También puede que Rajoy, que en esto de los SMS no anda muy puesto, se equivocara de número y al final le enviara el mensaje a otra persona como José María Aznar, que se habría quedado de piedra si recibió el SMS de su ex pupilo Rajoy.

En fin, lo importante es que en estos momentos de tribulaciones nacionales el Presidente del Gobierno y el líder de la Oposición se hablen y tengan abierto un canal directo de comunicación entre el teléfono azul de Rajoy y el teléfono rojo de Sánchez.

Y puede que pronto nos enteremos que Sánchez ha hablado con Iglesias y con Rivera. Y ya puesto a lo mejor también llama un día de estos a Lambán, Page, Puig y a Susana, los líderes regionales del partido con los que hasta ahora Pedro no hablado o no ha tenido tiempo para llamarlos porque está muy ocupado con otras cosas como son el Congreso del PSOE y el debate de los Presupuestos que se acaba de iniciar con el pérfido Montoro subido en el estrado del Parlamento y disfrutando como un enano con sus bromas y puyas a la Oposición.

Naturalmente el que está como unas castañuelas con la llamada de Sánchez es Rajoy, a quien no hace mucho Pedro lo había tildado de ‘manzana podrida’. Pero ya sabemos que en política se dicen muchas cosas y al final pasan otras que contradicen el discurso inicial.