Alonso muy bien en las 500 Millas

Fernando Alonso es un crack aunque no tenga suerte con los coches que pilota porque una nueva rotura en su coche McLaren/Honda lo ha vuelto a dejar fuera de la prueba reina del motor en los EE.UU. las 500 Millas de Indianápolis. Un circuito al que por primera vez acudió Alonso y donde ha desempeñado un gran papel a pesar de condición de novato (lideró la carrera en dos ocasiones) y a pesar de la avería –rotura del motor- que lo obligó a abandonar en las últimas vueltas de la prueba.

Parecía una misión imposible pero no para Alonso que había renunciado al Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 para acudir a Indianápolis y entrar en una prueba en la que apenas tuvo un mes de preparación para tomar contacto con el coche, el óvalo del circuito y las velocidades extremas de más de 350 kilómetros por hora que se alcanzan en las rectas en medio de un enjambre de prototipos conducidos por experimentados pilotos y donde también figuraba el español Oriol Serviá quien también tuvo que abandonar por accidente a tan solo una quincena de vueltas del final.

‘Ha sido una buena experiencia, he disfrutado y volveré’ dijo Fernando Alonso que fue despedido del circuito con un atronador aplauso del público del circuito donde se congregaron más de 400.000 personas.

Estamos sin duda ante un deportista excepcional como es Alonso quien con Gasols, Nadal, Contador, Sergio García y otros integran una generación de triunfadores españoles en el ámbito internacional. Y ha sido impresionante ver y disfrutar del coraje de Alonso en Indianápolis con sus espectaculares adelantamientos durante la carrera que llegó a liderar por dos veces.

Y que, como suele ser habitual en esta prueba, sufrió múltiples suspensiones por los accidentes (uno de ellos espectacular) e incidencias en tan dura prueba que sin duda supera en competitividad y espectáculo a las carreras de la Formula 1 donde la superioridad de tres escuderías (Mercedes, Ferrari y Red Bull) y las dificultades de adelantamientos en la mayoría de los circuitos, como el de Mónaco (donde ganó Vettel y el español Carlos Sainz obtuvo un meritorio sexto) las convierten en algo previsible y generalmente monótono.

Además las 500 Millas de Indianápolis son mucho más que una carrera y cuenta con espectáculos, apuestas y una vistosa presentación que la convierten en uno de los principales acontecimientos deportivos de los Estados Unidos seguido en todo el mundo. Y en España y por primera vez con gran expectación por la presencia de Alonso quien ha ya anunciado que el año que viene y sin la condición de novato va a regresar. El público americano lo acogió con entusiasmo y sin duda agradecerá su regreso en el que esperemos que cuente con un coche fiable que lo permita ganar.