¿Pedro Sánchez al Senado?

¿Se convertirá Pedro Sánchez en nuevo senador del PSOE por vía de la representación autonómica en la Cámara alta? Imaginamos que semejante posibilidad está en estudio, porque ello le permitiría a Sánchez debatir con Rajoy en las sesiones de control al Gobierno del Senado, aunque sean menos que las del Congreso. Y también asistir, junto a su portavoz en la Cámara baja, a los grandes debates del Congreso, amén de disfrutar del aforamiento.

Esto puede ocurrir después del Congreso del PSOE de mediados de junio y una vez que haya consolidado el poder que ganó en las primarias y que en algunas baronías regionales del PSOE se pretende reducir acusando ahora a Sánchez de imponer un ‘presidencialismo asambleario’.

Pero asombroso es que los barones regionales del PSOE, que dimitieron al unísono de la Ejecutiva del partido para expulsar a Sánchez de la secretaría general y que hicieron campaña en las primarias en favor de Susana Díaz, se quejen ahora de que el renacido Sánchez prescinda de ellos de cara a la nueva Ejecutiva del PSOE que aprobará el congreso del partido el próximo 18 de junio.

‘Cada mochuelo a su olivo’ habrá dicho Sánchez desde su nueva y flamante mayoría absoluta. Y no le falta razón visto lo visto y a sabiendas que ese ‘sanedrín’ tendrá un sitio en el nuevo Comité Federal que ya veremos cómo se conforma al término de un incierto congreso al que Susana Díaz acudirá con su guardia pretoriana andaluza y sin pactar las listas de compromisarios.

Es lo que hay, de momento, en el PSOE donde la batalla interna está lejos de acabar y donde Sánchez ya ha pactado con la Gestora el nombramiento de su jefe de campaña José Luís Ábalos como nuevo portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, donde Ábalos se estrenará en el debate de la moción de censura a Rajoy presentada por Podemos y a dilucidar el martes día 13 de junio.

Y una vez normalizada la estructura del nuevo PSOE, si es que eso es aún posible, entonces veremos como Sánchez organiza sus relaciones con Rajoy -un asunto de difícil solución, con Rivera (con el que firmó un para fallido de investidura) y con Iglesias que vetó en marzo de 2016 su investidura. De la misma manera que está por ver si Sánchez desembarca en el Senado que en teoría es la Cámara territorial y si en esa instancia plantea su modelo de la España plurinacional.