¿Quién es el topo del chino González?

El chino de la coleta blanca, Ignacio González, sigue en prisión mientras su colega y competidor en mordidas de la corrupción Francisco Granados, alias ‘granizados’, está a punto de salir si reúne los 400.000 € de la fianza que le ha impuesto el juez y que su abogado pretende rebajar. Entre pillos o golfos anda el juego y vamos a ver cómo discurre la partida a la que se añaden los presuntos delitos de corrupción del PP de Madrid donde ambos, además de Esperanza Aguirre, la condesa de Bombay, tenían responsabilidades.

Sin embargo en el día de ayer se ha sabido que González mandó cambiar la cerradura de su despacho porque un topo le avisó, antes que lo detuvieran, de que le habían puesto unos ‘canarios’ (micrófonos) en esas estancias para ver qué decía en ese entorno, una vez que ya le habían advertido al chino de que tenía pinchado su teléfono móvil, como ya sabía que le iban a registrar su casa y su despacho.

Y preguntamos ¿quién es el topo que avisaba al chino González de las diligencias de la Guardia Civil, el juez y la fiscalía? ¿Acaso algún miembro, comisario o mando de las Fuerzas de Seguridad, la fiscalía, la magistratura  o del mismísimo Gobierno? Por el momento no se sabe pero nos dicen que avanza esa investigación sobre la identidad del topo que es fundamental.

Se habló de una misteriosa magistrada, pero nadie ha confirmado al día de hoy esa sospecha ni ha desvelado el nombre del topo. El que además ha incurrido en los delitos de revelación de secretos, obstrucción a la Justicia y cooperación necesaria con el delincuente.

Cabe imaginar que al confidente de González le informaba algún magistrado amigo de su entorno con fácil acceso a la Audiencia Nacional, o un político del PP cercano a González -por ahí están Aguirre, Zaplana y Acebes, entre otros-, o simplemente se trataba de una operación dirigida desde Moncloa para reducir el alcance del escándalo y ante el temor de que el chino tuviera documentos que alcanzarán al PP nacional, como se ha visto en Fundescam o como se vio en los papeles de Bárcenas.

El topo anda suelto y preocupado porque el cerco que le rodea se estrecha y puede que un día de estos lo puedan cazar. Yo diría que el topo estaba en el entorno o juzgado del juez a Velasco y que informaba a una magistrada o a un magistrado de la Audiencia Nacional, y este le pasaba los datos a algún empresario o político amigo del chino. El que tembloroso estaba cantando como rana verde, debajo del agua verde de la gran de la charca verde de la condesa verde de Bombay y de nuestras entretelas que no para de llorar.