Menudo pájaro es Ignacio González

Además de presunto ladrón de bienes públicos el preso Ignacio González también conocido como 'el chino de la coleta blanca' es un personaje soez (como se ha visto en las grabaciones reveladas) con una lengua sucia e impropia de quien ha presidido la Comunidad de Madrid.

Lo que unido a su innoble aspecto y burdas maneras nos explica el por qué está en prisión y como lo han cazado con tanta facilidad aunque todavía falta por descubrir dónde esconde el dinero negro y las cuentas que tiene en el extranjero según todos los indicios.

Es probable que esta semana se levante por fin el secreto del sumario de la Operación Lezo y nos vamos a divertir con las grabaciones judiciales que le han hecho a este preso y donde se despacha a gusto sobre sus andanzas, sus compinches y sus adversarios. Y no digamos la que se puede armar si al final salen a flote esas grabaciones con sonido real.

De momento en los diálogos transcritos y obscenos entre el tal Zaplana y su íntimo amigo González ya hemos escuchado al ex ministro de Aznar y ex presidente valenciano decir cosas como esta: 'si quieres que todo el mundo se entere de una cosa cuéntasela a Pedro Pérez'. Pobrecillo este nuestro ratoncito Pérez, que ya está en las coplas ignacianas como era de esperar, y donde han aparecido Acebes, López Madrid, Julio Ariza y un largo sin fin de personajes de la farándula política madrileña y otros más que están al llegar.

Madrid, la capital donde Esperanza Aguirre era la gran jefa y una persona descarada y locuaz que en este momento está desaparecida de la escena política y no sale de su escondite ni siquiera para pedir perdón por el bandidaje de su charco de ranas. Las que no cesan de chapotear y croar salpicando a mucha gente y ya veremos si también a ella misma y otrora lideresa del PP de Madrid.

¿Y don Mariano? Pues en China de viaje y reunido con Xi Ping, mientras arde el PP de la capital del Reino y Puigdemont se desespera porque este Rajoy no lo quiere recibir para que el catalán monte su numerito del nuevo referéndum de autodeterminación que nunca se celebrará. Y cuyo intento le ofrecerá a Rajoy la oportunidad de vestirse con la bandera de la unidad de España, mientras las muy sucias ranas de la charca de Aguirre no cesan de cantar.