La Infanta Cristina regresa a Palacio

funeral_marcello

La infanta Cristina reapareció en el Palacio Real durante la misa funeral dedicada a su tía Alicia de Borbón-Parma. Toda la Familia Real de nuevo unida y al completo después de la absolución de Cristina en el juicio del caso Nóos, tras el que el fiscal Horrach -protector de la Infanta- ha decidido colgar la toga en claro gesto de remordimiento por su lamentable actuación.

En la capilla real del Palacio de Oriente entran los Reyes Eméritos don Juan Carlos I y doña Sofía, y es don Juan Carlos quien se acerca a besar a su hija Cristina en un gesto intencionado que ella agradece. El Rey emérito baja la cabeza ante el altar y poco después llegan los Reyes de España don Felipe VI, que se santigua ante el altar, y doña Letizia, que sin más saludos pasan al majestuoso sitial de la capilla desde donde siguen la misa funeral.

Todos de luto riguroso y con una cierta frialdad en las miradas cruzadas y alguna que otra de reojo. Y cualquiera adivina los pensamientos que pasan sobre las cabezas de las infantas Cristina y Elena al paso de don Felipe y doña Letizia, los que podrían haber respondido a esos pensamientos con la siguiente frase: ¿acaso creéis que fue fácil lograr la absolución del presunto delito de Cristina por 'cooperación necesaria?

Algo así parece que ya le dijo Rajoy al Rey Felipe VI en una tensa reunión durante la ronda de consultas de la investidura. Salvar a Cristina no fue fácil a pesar de la docilidad del fiscal porque al parecer una de las magistradas del Tribunal se resistía a la absolución de la Infanta y a la 'razón de Estado' que les llegaba desde las alturas del Poder Judicial.

O sea, rezos por la desaparecida tía Alicia y acción de gracias por el final del calvario judicial de la Infanta Cristina que está en deuda con su hermano el Rey Felipe y que esperemos que por fin haya comprendido la gravedad de la situación vivida en los últimos meses y el daño que ella y su marido Iñaki Urdangarin han causado a la Institución.

Es verdad que aún falta el trámite del Tribunal Supremo pero todo apunta a que no habrá cambios sustanciales de la sentencia vigente que bastante generosa -para con todos- ha sido aunque algunos habrían deseado algo más de benevolencia al abrigo del manto real.

Sobre el autor de esta publicación