Confusión general, en qué quedamos

Albert Rivera no se aclara. Por un lado dice que el presidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez debe dimitir porque ha sido citado a declarar como imputado y que esa situación figura en el pacto de investidura de C’s con el PP; y por otra parte en su proyecto de ley anticorrupción declara que las dimisiones deben ser efectivas si hay apertura de juicio contra el imputado.

Por su parte este Sánchez murciano y el PP niegan que este sea un caso de corrupción sino una simple cuestión administrativa. ¿En qué quedamos? Pues en que la velocidad del sonido o del ruido mediático supera mucho a la realidad y en semejante situación resulta difícil acertar. Máxime si el ministro Catalá sigue haciendo de las suyas con los fiscales aumentando la sospecha de la corrupción.

Confusión también en Cataluña. En el PP dicen que el interlocutor ideal para un pacto en Cataluña es Oriol Junqueras porque no quiere un referéndum ilegal y menos aún si tiene que firmar la convocatoria con Puigdemont por lo que le podrían inhabilitar ahora que tiene al alcance de su mano llegar a ser presidente de la Generalitat, si se adelantan como parece las elecciones en Cataluña.

O sea, Junqueras es el preferido de la Moncloa mientras en el Senado la portavoz de ERC acusa a Rajoy de montar un GAL político en contra de Cataluña. Una ‘conspiración’ llamada ‘Operación Cataluña’ y todo ello en un tiempo en el que Soraya y Oriol parece que están a partir un piñón. ¿En qué quedamos?

Al sumiso Errejón la bruja Irene Montero le ha quitado el cargo de portavoz y el escaño junto a Iglesias y ha pasado a Errejón a la segunda fila. A la vez la bruja ha mandado a Tania, la ex de Iglesias, y otros diputados seguidores de Errejón al ‘gallinero’ del hemiciclo del Congreso. Y Errejón, chitón, en vez de irse al gallinero con los suyos. ¿En qué quedamos?

Y Cospedal sigue acumulando cargos: ministra, secretaria general y pronto presidenta del PP de La Mancha, a pesar de la alta contestación que recibió en el congreso del PP, pucherazo incluido. ¿En qué quedamos, Cospedal, Corte o Cigarral?